Datacenter

Spammers están creando sus propios datacenters y comprando bloques de direcciones IP para poder enviar spam sin que haya opción a ser desconectados además de mantener operativos los botnets (miles de computadoras con algún virus que usa la conexión de internet para mandar spam sin que el dueño sepa que está sucediendo).

De acuerdo a Threadpost se están comprando bloques de IPs por medio de vendedores locales (Local Internet Registries o LRI) que a veces no tienen los recursos necesarios para hacer la investigación exhaustiva y saber si las empresas usarán las direcciones IP sin fines ilegales. Después compran grandes cantidades de servidores y hacen sus propios datacenters.

¿El objetivo? no hay a quien quejarse. Normalmente cuando se denuncia a un spammer, se lo reporta con el proveedor de acceso o el datacenter donde el o los servidores están hospedados y se los desconecta. En estos casos habría que denunciarlos con los LRIs, pero es un proceso extremadamente difícil y largo. Esto se ha vuelto un problema en algunas partes de Europa y el Caribe.

Uno de los casos más famosos es el Russian Business Network, que lograron obtener un número muy alto de direcciones IP desde donde se conducen actividades ilegales, ofrecen sus servicios a delincuentes, etcétera. De hecho Verisign los describe como "lo peor de lo peor" y Spamhaus considera que hospedan a los peores spammers, pederastas, y cibercriminales en el mundo.

¿Soluciones? pocas. Según John Curran, CEO de ARIN, es parte del motivo por el cual las direcciones IPv4 se están acabando.

Vía: Boing Boing | Foto: gothopotam