Nuestro universo está lleno de cuerpos celestes conocidos como meteoroides, pequeños fragmentos de roca procedentes de cometas, asteroides, satélites o planetas que vagan peligrosamente por la inmensidad del espacio.

Las colisiones de meteoroides contra nuestro planeta son algo habitual, todos los días se producen, pero en la mayoría de las ocasiones no son perceptibles debido al pequeño tamaño de las rocas que impactan. Ahora bien, de vez en cuando si que se producen colisiones contra la atmósfera de la Tierra de rocas un poco más grande, dando todo un espectáculo de luz.

Con un nuevo caso de este tipo vengo por aquí. El imponente resplandor que podéis ver en el vídeo que acompaña a esta entrada corresponde a la colisión de un meteoroide producida el pasado día 21 de noviembre en Sudáfrica. Aunque la colisión se produjo el día 21 no ha habido más noticias sobre el caso, no se sabe si ya se ha encontrado o no el meteorito, de dónde provenía, su velocidad etc. Si alguno de los lectores tiene más información sobre este meteoroide y la deja por los comentarios muy agradecido.

Vía: Telegraph