Los comienzos para el Gran Colisionador de Hadrones (o LHC) no fueron precisamente fáciles, al poco de ponerse en funcionamiento empezaron a aparecer diversos problemas, sufriendo una de las veces importante avería que lo dejó fuera de juego durante varios meses.

Pero desde que hace tan solo 10 días la enorme y compleja máquina volvió a funcionar solo ha hecho que cosechar éxitos. El 20 de noviembre se inyectaron los primeros haces de protones y tres días después generaron las primeras colisiones. Pues bien, ahora la gente del CERN informó de un nuevo hito alcanzado por el LHC: han conseguido niveles de aceleración nunca antes logrados llegando a los 1,18 TeV, con lo que pulverizan el anterior récord que estaba en 0,98 TeV conseguido por el Laboratorio Nacional Fermi.

Dejando de lado lo anecdótico del anuncio aquí lo verdaderamente importante es que se está demostrando poco a poco que el LHC, ahora sí, funciona bien. El objetivo de generar colisiones entre partículas a velocidades cercanas a la de la luz está cada vez más cerca y es totalmente viable. Aunque como vemos las cosas van bien, que nadie de nada por hecho, el LHC es una máquina extremadamente compleja con miles de mecanismos que deben funcionar perfectamente sincronizados, el menor fallo se puede traducir en una catástrofe para el colisionador y las diversas investigaciones que se desarrollarán en él.

Vía: @CERN