Esta técnica de pintura electrónica realmente es una de las mejores y más interesantes que vi en mi vida y los resultados son asombrosos. Esos rollos de pintura que pueden ver en el video no tienen ninguna clase de pintura, sino LEDs.

El proyecto, llamado Sweatshoppe y desarrollado por Bruno Levy y Blake Shaw, funciona de una manera bastante simple, al menos en la teoría. La aplicación se encarga de medir y buscar los lugares por donde la luz verde de los LEDs pasó y los intercambia por los videos que configuraron anteriormente los artistas.

Los creadores de Sweatshoppe planean lanzar pronto el software, pero explicaron que para eso primero hay que terminar de desarrollarlo y hacerlo mucho más user-friendly.