Seguramente recordarán que hace poco se producía un terremoto de 7,8 en la escala Richter en el mar de Tasmania. Esa magnitud es muy importante, **ha sido el más fuerte de todos los registrados en 78 años en Nueva Zelanda** (zona donde es habitual la existencia de seísmos).

Con semejantes datos lo más lógico era esperar una auténtica debacle, pero finalmente no fue así, daños menores en algunos edificios y un pequeño tsunami con olas de un metro. Pero **si que pasó algo “grande”** que demuestra el inmenso poder que tuvo el terremoto.

Según ha indicado **Ken Gledhill**, director de [Geo Net](http://www.geonet.org.nz/index.html), el **terremoto ha causado que la costa del suroeste de la Isla del Sur se haya desplazado 30 centímetros** (y la costa este un centímetro hacía el oeste) y por lo tanto **Nueva Zelanda ahora está 30 centímetros más cerca de Australia**.

Nuevamente la naturaleza muestra su poderío, mueve placas tectónicas de millones de toneladas y reconfigura la organización de los países. A ver si vamos dejando de meternos con ella, por lo de no hacerla enfadar :-)

Vía: [El Mundo](http://www.elmundo.es/elmundo/2009/07/22/ciencia/1248274615.html)