Se sabe que en España descargar archivos, por más que estos tengan copyright, si son para utilizarse sin fines de lucro, es completamente legal, incluso el gobierno permite que sitios que no generen ganancias compartan este tipo de material sin ningún problema. Pero eso no le gusta nada al gobierno estadounidense y por eso ya tienen en la mira sobre el país europeo.

Según Estados Unidos, España tiene uno de los problemas de file-sharing más importantes del mundo. Incluso lo ubicaron entre los 5 primeros países del mundo. Según la MPAA (chicos, desconfíen de estos datos), los españoles que tienen Internet descargaron 350 millones de películas en el 2008, los vendedores de videojuegos aseguraron que se bajaron 50 millones y las discográficas que 2 mil millones de canciones (más del 80% de lo que se descargó en el 2007).

La culpa se la echan al BitTorrent y al eDonkey, pero también dijeron que en los últimos tiempos la descarga a través de sitios de alojamiento de archivos como Rapidshare está creciendo muchísimo. Los datos dicen que el 67% de los españoles bajan material con derechos de autor y que la cifra aumentará al 81%.

Obviamente sabemos que las discográficas y empresas poseedoras de esos derechos no están nada felices al respecto. En el pasado se llegó a enjuiciar a los administradores de este tipo de sitios. Pero la ley de España es clara y todos salieron caminando sin ningún problema.

Pero lógicamente el gobierno de Estados Unidos (que tiene valores en juego), quiere cambiar eso. Aseguraron que la "prioridad" que tienen en España es arreglar con los ISPs y los dueños de los derechos de autor que el material con copyright llegue a estar en la red y que debería implementar de forma "inmediata" y "efectiva" procedimientos de respuesta. En palabras entendibles, cambiar las leyes y permitir juzgar a los culpables.