Aquellos que hayan sido usuarios del tracker OiNK sabrán perfectamente que el sitio fue lo mejor que existió para descargar música que hubo y habrá habido en la red. La realidad es que después de la desaparición del sitio mucho se ha hablado sobre el juicio a sus administradores y a los uploaders (personas que se encargan de subir y compartir el contenido).

Esta vez a través de TorrentFreak, la biblia de las noticias relacionadas con esta red P2P, me entero que cuatro de los uploaders, quienes estaban bajo la mira de la justicia hace ya unos cuantos meses fueron finalmente condenados y hay buenas noticias. Ninguno de ellos pisará la cárcel. Lo único que tendrán que hacer es unas cuantas horas de trabajo comunitario y pagar algunos cientos de libras que corresponden al gasto de la corte.

Los cuatro fueron condenados por haber subido pre-releases al rosado sitio pero gracias a sus abogados no sufrieron cargos demasiado severos.

Por otra parte, el que las está sufriendo de lo lindo es Alan Ellis, el administrador del sitio, que todavía no fue sentenciado (él sí se puede llevar el premio gordo) y, si todo sale como fue planeado, sabremos qué será de él a fines de marzo.