"Los perros son el mejor amigo del hombre". Al menos eso reza el famoso dicho pero, vamos, si se muriera tu cachorrito ¿pagarías US$150,000 por clonarlo? Yo no. Creo que sobrepasa todos los límites.

Eso fue lo que hizo una pareja de Miami cuando su pequeño labrador se fue al cielo de los perros. Edgar y Nina Otto habían obtenido pruebas de ADN del animal cuando fue diagnosticado con cáncer.

Sir Lancelot murió en enero del 2008 y la pareja decidió contactar a la empresa surcoreana BioArts International, quien posee los derechos mundiales para la clonación de perros, gatos y especies en peligro de extinción, y pagar US$150,000 para que clonaran. Finalmente los Otto –quienes tienen 9 perros, 10 gatos, 6 ovejas y 4 loros- pudieron tener con ellos a Lancelot Encore (así le pusieron de nombre, parece una joda) nuevamente.

Los científicos utilizaron el ADN del Lancelot original para implantárselo en un óvulo a una perra coreana en Seúl y así fue como la magia se produjo. ¿No es demasiado por el pequeño Lancelot?