¿Recuerdan aquel buscado que fue presentado con el Google Killer allá por julio? Cuil se presentó como un servicio que estaba siendo desarrollado por muchos directivos e ingenieros que habían trabajado en Google y por ese motivo sería algo revolucionario. Bueno, la verdad es que no tenía nada (nada, al menos, que otros no tuvieran ya hace tiempo).

Es cierto, tenía un diseño innovador y una interfaz que llamaba la atención en un primer momento aunque, más tarde, hacía extrañar la simpleza de su competidor.

Bueno, hay malas noticias para todos aquellos que utilicen Cuil actualmente porque, si bien en la etapa de lanzamiento el boom de visitas fue bastante considerable, ahora ya está alcanzando lo que tenía a principio de año donde ni siquiera había sido anunciado. Probablemente los inversores y el equipo de cabezas que hay dentro de la empresa estén transpirando frío en estas épocas de fin de año.