Esta fotografía es bastante deprimente, lo sé, pero es una buena forma de ver cómo nuestros gobiernos nos están cagando de lo lindo.

En Argentina, donde yo vivo, me cobran $150 (algo así como 35 euros ol 45 dólares) por tener una conexión de 512kbps (deplorable).

Está bien, podemos argumentar que en el tercer mundo hoy en día tener internet es prácticamente un lujo pero considerando que en Japón descargan a nada menos que 77732kb por segundo (imaginen lo que sería descargar un .torrent, se me cae la baba) y sin pagar un solo centavo, hay algo que, al menos para mi, no está funcionando correctamente.

¿Qué piensan que puede ser?

Vía: Digg