Improv Everywhere lo ha vuelto a hacer. Luego de bajarle los pantalones a varios pasajeros del metro de Nueva York y dejar como estatuas a cientos de personas en la misma ciudad y en Londres, ahora le han jugado una muy divertida a Starbucks: enviaron a 3 personas a una de las cafeterías de la cadena a utilizar su ordenador mientras se bebían su café. La historia no tendría nada de extraño, de no ser porque se trataba de ordenadores de sobremesa, con monitor CRT incluido...

La gracia y quizás el mayor beneficio para la imagen de la cafetería, es que en ningún momento los empleados de la misma reclamaron o dijeron algo a los 3 agentes de Improv Everywhere. Las reacciones de la gente y toda la historia es muy divertida e interesante. Desde luego, las misiones preparadas por esta gente son realmente curiosas, no sólo por el operativo en sí, sino por comprobar la respuesta de la gente ante las mismas.