Al menos para conseguir el que veremos a continuación necesitamos:

  • Una hermana o una esposa con ganas de pasar una tarde sin niños.
  • Un tío o un esposo graciosete.
  • Un amigo con cámara.
  • Un par de niños locos por jugar a las luchas.
  • Rezar para que la madre de las criaturas nunca vea el vídeo.

¿El resultado? Algo que está teniendo mucho éxito últimamente...

Y si alguna otra tarde te dejan a los niños ¿Por qué no grabar una segunda parte? El vídeo está hecho por una productora obsesionada con las peleas llamada Hollywood Ninja, así que lo mismo y hay un feliz padre que cobró para que apalearan a sus chavales. Aprovechen el fin de semana y denle a sus sobrinitos el cariño que nunca les han dado, que la fama está a la vuelta de la esquina del botón de Play.

Enlace: Man vs. Kids