Como prometí esta es una foto del piercing que atravesaba mi lengua:

Me lo cambié por uno menos largo pero con las bolitas un poquito más grandes, esto por comodidad. Inicialmente es recomendable tener uno largo porque a la mayoría de las personas se les hincha la lengua durante unos días después de perforado. Por suerte a mi no. Se agradece el super macro de mi nueva cámara, porque aunque ahi no parezca es de tan solo 3 centímetros de largo. Aparte tengo otras 5 perforaciones en diferentes partes del cuerpo.

Hay algunos mitos sobre los piercings en la lengua, la mayoría no son ciertos:

• Perforar la lengua no duele. De hecho duele mucho más cuando te perforan las orejas.

• Los piercings no se oxidan, son hechos de acero quirurgico o de titanio.

• La lengua se hincha, si pero eso no significa que se va a quedar así para toda la vida o nunca hablarás bien. Después de 10 días de llevarlo hablas como si no lo tuvieras.

• Durante la primera semana hay que cambiar de cepillo de dientes todos los días y usar listerine cada dos o tres horas. No se puede comer nada sólido, ni tomar alcohol, ni fumar. (No tengo problemas con los últimos dos porque no fumo y a duras penas tomo algo de alcohol). Si se toman estas precauciones durante 7 a 10 días, no vas a tener una sola molestia el resto de tu vida.

Para los que les interese, mis últimos 3 piercings fueron hechos con Dany de Wakantanka, una persona sumamente profesional en este tipo de cosas. Ha escrito libros al respecto y ha sido convocado para hablar frente al congreso mexicano sobre este tipo de body art.