Durante el fín de semana pasado el tema fué el cierre de EduardoArcos.com, obviamente llama la atención un sitio con muchas visitas que es cerrado por el gobierno mexicano por este famoso Artículo 33.

El scam tenía un fuerte propósito: experimentar. En 1938 Orson Welles hizo algo parecido, puso un show en la radio en que por medio de supuestos boletines informativos hizo creer a la gente que los extraterrestres llegaron a la tierra a invadirnos. El propósito de el fué manipulación de masa, creer sin investigar, en esa época la gente creía todo lo que escuchaba en la radio, en esta época la gente cree todo lo que ve en internet (por ejemplo, todo el mundo se cree lo que lee en las cadenas via email). Muchos creyeron firmemente en que el gobierno mexicano me censuró.

Yo no estaba jugando con ustedes, ni los quize hacer tontos. Muchos amigos y conocidos me apoyaron publicamente lo cual agradezco de sobremanera y lo último que quiero es que se enojen conmigo. Me hubiera encantado a todos mis amigos cercanos decirles la verdad, pero eso hubiera hecho el experimento mucho menos interesante.

Los resultados fueron espectaculares. Creo que puedo dividirlos en 3 partes:

  1. Los defensores de la libertad de expresión: Los comentarios en sitios importantes como TintaChina, ZonaGeek, Gistain.net e inclusive Barrapunto mostrando una total intolerancia hacia la censura. Así mismo los emails recibidos de apoyo muy motivadores.

    Es importante destacar que en el momento que algun gobierno o empresa grande trate de callar a alguien (y al parecer más aún cuando se trata de una bitácora) habrá un gran número de personas atrás apoyando.

    Hay que recordar que hace poco se dió el caso en que una bitácora trató de censurar a otra, cuando los infamosos blog.com.mx escribieron esto tratando de censurar EduardoArcos.com.

  2. Los escépticos: No todos cayeron tan rápido. Algunos como Dagonmoon y otros que se pueden leer en los 24 comentarios de el post de TintaChina. Aquí viene este aspecto de la nuevas generaciones de investigar y usar el internet como herramienta para lo mismo, pero aún así, solo una persona aseguró que era falso.

  3. Los anti-Eduardo Arcos y/o buscadores de atención: Se los encuentra en cualquier sistema de comentarios de cualquier bitácora importante. Por lo general no dejan su nombre por miedo a quien sabe qué (¿será gente cercana?) y disfrutan insultando y cambiando el contexto de las cosas que yo digo. Estos aseguraron que el scam de la censura por parte del gobierno mexicano era una forma más mía para llamar la atención, o tacharme de ególatra, pero ¡hey!, esta gente no me conoce mucho.

Aún así, sin importar en cual de las 3 fases se acomodan, es interesante leer los comentarios de gente que en algunos casos nunca había escuchado en mi vida hablando del tema, por ejemplo Alberto Bastos.

Y esto muestra el impacto que se puede tener en internet. La página estuvo unicamente 2 días durante un fín de semana, que tiene un tráfico considerablemente menor.

¿Quejas? -- ¿Conclusiones? -- Me gustaría leerlos en los comentarios.

Recibe cada mañana nuestra newsletter. Una guía para entender lo que importa en relación con la tecnología, la ciencia y la cultura digital.

Procesando...
¡Listo! Ya estás suscrito

También en Hipertextual: