Consideradas como el gran reto de la física de la próxima década, las ondas gravitacionales han protagonizado infinidad de rumores en los últimos tiempos. Su hallazgo permitiría confirmar una predicción realizada por Albert Einstein hace un siglo, además de abrir una nueva ventana al conocimiento, ya que nos permitirían "escuchar" los primeros instantes del universo.El posible hallazgo de las ondas gravitacionales permitiría confirmar una predicción realizada por Einstein hace un siglo

El pasado mes de enero, diversos rumores en Twitter señalaban que las ondas gravitacionales habían sido descubiertas, afirmación desmentida por este medio. Alicia Sintes, colaboradora española en el proyecto Advanced LIGO, señaló a Hipertextual que "todavía no tenían ningún resultado para anunciar" ya que "estaban tomando datos del primer período de observación" del detector. Pero la esperadísima noticia de su hallazgo podría confirmarse el jueves 11 de febrero a tenor de la expectación generada en las últimas horas.

La revista Science publicó un correo electrónico de un investigador en el que se comentaba que el descubrimiento de las ondas gravitacionales podría ser una realidad. Pero los rumores se han disparado en los últimos minutos, dado que la National Science Foundation ha organizado una rueda de prensa para este jueves en la que científicos de Advanced LIGO, Caltech y el MIT explicarán a los medios de comunicación los últimos resultados sobre la investigación en ondas gravitacionales.

Estas dos noticias han disparado al máximo la expectación sobre las ondas gravitacionales. A pesar de que se trata todavía de rumores, lo cierto es que la convocatoria de una rueda de prensa parece respaldar la opinión de aquellos que apuestan porque el posible hallazgo sea, por fin, una realidad. De confirmarse estaríamos ante la primera evidencia directa de la existencia de las ondas gravitacionales, después de que Russell A. Hulse y Joseph H. Taylor hallaran una pista indirecta de su existencia en 1973, motivo por el que los científicos serían galardonados con el Premio Nobel de Física en 1993. En 2014, los fallidos resultados del experimento BICEP2 generaron una gran expectación en la comunidad científica, aunque finalmente sus estimaciones sufrieron un importante revés al no haber tenido en cuenta el polvo galáctico.

El hallazgo de las ondas gravitacionales no pudo hacerse realidad por aquel entonces, pero quizás este jueves sí pueda confirmarse la predicción que Einstein postuló hace un siglo. De lograrlo, las ondas gravitacionales también nos ayudarían a entender un poco mejor el cosmos. La puesta en marcha de detectores tan sensibles como Advanced LIGO nos ha permitido soñar con escuchar estos "susurros cósmicos" que se originan a partir de los movimientos a la velocidad de la luz o en eventos catastróficos como explosiones de supernovas o el mismísimo Big Bang. ¿Se confirmará por fin el hallazgo tantas veces buscado por la comunidad científica?

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)