Durante la década de los 70, era bastante común y aterrador escuchar historias sobre casos de asesinos seriales que eran atrapados y cargaban en su espalda a decenas de víctimas. A pesar de que eran tiempos distintos y el mundo parecía menos dañado que hoy en día, es imposible negar que cosas como estas eran increíblemente aterradoras y lo seguirán siendo.

Sin embargo, de un tiempo para acá parece que la cantidad de asesinos seriales ha disminuido bastante. Pero, ¿por qué?

El historiador canadiense Peter Vronsky se ha dedicado a estudiar a estos criminales y, durante su investigación, ha encontrado características curiosas acerca de su comportamiento y del origen del mismo.

Acorde a una entrevista que le ofreció a The Guardian, Vronsky comentó: “Parece que arrestamos a menos asesinos en serie, y cuando los detenemos tienen una lista de víctimas mucho más pequeña, por asesino. Entonces, sí, parece haber una disminución en el asesinato en serie estadounidense. O hay menos asesinos en serie o hemos mejorado para atraparlos antes”.

Ted Bundy fue responsable del asesinato de 30 mujeres en EE.UU. entre 1974 y 1978

Sin embargo, Mike Aamodt, profesor de la Universidad de Radford en Virginia responsable de la mejor base de datos de asesinos seriales, dice que no se atreve a asegurar que la cantidad de asesinos seriales ha disminuido, pero que sí puede decir con certeza que el número de asesinos seriales registrados sí es mucho menor que en la década de los 80.

Acorde a la base de datos Radford de Aamodt, se han identificado a 5000 asesinos seriales desde el año 1900 hasta nuestros tiempos. En el año 1989 se registró la mayor cantidad de asesinos en serie de la historia de Estados Unidos, con un total de 193 criminales en operaciones. Sin embargo, a partir de entonces esa cifra comenzó a disminuir, pasando a 107 al finales del siglo pasado hasta llegar a 43, que es el promedio de asesinos seriales anuales de la última década.

Los tiempos han cambiado

A finales de los años 60 comenzaron a observarse el aumento de este tipo de criminales, y según el criminalista Alan Fox y la Universidad del Noreste en Boston, estos son la consecuencia de varios sucesos de épocas pasadas.

Comenzando por el hecho de que durante las décadas de los 70, 80 y 90, era más común que las personas se sintieran seguras en su entorno, por ejemplo, los niños jugaban libremente en las calles y las personas hacían autostop en las autopistas. Se tenía más confianza y la sociedad era más inocente que hoy en día.

Por otro lado, los avances tecnológicos no les permitían a las autoridades actuar tan rápidamente como lo hacen hoy en día. Las pruebas de ADN no existían aún y tampoco se llevaba una base de datos en la que se pudieran relacionar crímenes similares y establecer patrones de conducta. De hecho, el término de “asesinos en serie” se acuñó a principios de la década de los 80.

Sin embargo, el origen del comportamiento de estos asesinos va un poco más atrás en el tiempo.

Según Vronsky, los niños que vivieron el final de la Segunda Guerra Mundial en el año 1945, se vieron afectados seriamente por el contexto mundial, por lo que este podría ser uno de los principales detonantes de su conducta.

Por otro lado, el período de la postguerra y su desarrollo, o, mejor dicho, explosión cultural también tuvo que ver con estos criminales. Las revistas de crímenes eran muy populares, así como aquellas que contenían imágenes sexuales muy violentas.

En general, la sociedad vivió un boom que fue muy abrumador para muchos. Entonces, poniendo en contexto a una familia quebrada luego de la guerra y a una expansión cultural increíble, estos criminales tenían la historia ya contada.

Mayor precaución

Jeffrey Dahmer, mejor conocido como “El Carnicero de Milwaukee”, fue responsable de 17 asesinatos entre 1978 y 1991

Hoy en día, podemos decir que hemos aprendido de cada golpe, así que la sociedad ha dejado de tener tanta confianza y las personas hemos comenzado a cuidarnos más. Ya los niños no juegan solos en las calles y pedir aventones a desconocidos ya prácticamente no sucede.

Además, el desarrollo de la tecnología y las modificaciones en las leyes han jugado un papel muy importante en este aspecto. Ahora podemos identificar a los asesinos con una mínima muestra de ADN y las condenas por los crímenes cada vez son más largas. También estamos rodeados de cámaras de seguridad, por lo que los criminales se sienten vigilados todo el tiempo.

Sin embargo, hoy en día también ha cambiado la sociedad y nos encontramos en un nuevo contexto de expansión, al punto que el criminalista Michael Arntfield siente temor con respecto a las décadas venideras.

“Estamos viviendo un cuadro similar en términos de polarización y agitación. Y eso podría producir otra ‘era dorada’ de los asesinos seriales”.

Sin embargo, ellos definitivamente no son el principal problema, pues, según los datos del FBI, menos del 1% de todos los asesinatos en un año son cometidos por asesinos en serie. Aunque eso no significa que no se deba tener el ojo puesto en estos criminales.

Lo que queda entonces es tratar de evaluar cómo se desarrollan los acontecimientos y, tal como ya veníamos haciendo anteriormente, ser más cuidadosos como sociedad para evitar que estos asesinos puedan salirse con la suya.

Este artículo fue publicado originalmente en Tekcrispy

👇 Más en Hipertextual