Es vox populi que Apple se queda con un porcentaje de las ventas en la App Store. Y no solo de las aplicaciones en sí, también de las suscripciones. De hecho estas últimas representan la fuente de ingresos recurrente más importante para Apple si tenemos en cuenta lo que mueven algunas de las aplicaciones que ostentan el top de ingresos de la Store. Netflix es una de las más importantes, e ingresa directamente 853 millones de dólares solo en iOS.

Pero muchas compañías se están cansando de que Apple les quite un trozo de pastel, por lo que están buscando un método para evitar que las suscripciones pasen por la App Store y entre un 15% y un 30% del importe acabe en las cuentas de Apple simplemente por un ser un canal de acceso. Spotify ya buscó la forma de saltarse este paso hace tiempo, pero ahora es uno de los gigantes más importantes para las suscripciones de Apple quien también busca hacerlo: Netflix.

La compañía de streaming ya tiene lista la forma de saltarse la suscripción en la App Store: redireccionar a los usuarios a Safari para que activen su suscripción. Esta práctica, según las guías del App Store, no son admisibles, pero suponemos que para un gigante como Netflix es preferible enfadar a la compañía de manzana y, al mismo tiempo, utilizarlo como forma de presión dado su poder de negociación.

De momento esta forma de saltar el que se conoce como "impuesto Apple" es para nuevos usuarios, en tanto que los actuales podrán seguir suscritos a la plataforma a través de iTunes/App Store si ya tenían la suscripción activa. Sin embargo, esto sienta un peligroso precedente para el futuro de las suscripciones de Apple, ahora que parece ser el modelo de negocio en el que la mayoría de desarrolladores se basan para obtener ingresos recurrentes.

Queda por ver el movimiento de Apple sabiendo que este tipo de mecánicas infringen las normas de la App Store. En el pasado se ha saldado con retiradas de apps, aunque Netflix es demasiado grande para caer. O no.