Estamos frente al principio del fin de la televisión tal y como la conocemos, si hacemos caso a las preferencias de jóvenes estadounidenses, quienes en poco tiempo serán el motor de la economía más grande del mundo.

De acuerdo a una encuesta de Pew Research Center hecha a personas entre 18 y 29 años, les resultaría mucho más difícil dejar las redes sociales, los teléfonos móviles y el internet que la televisión.

Pero dejar la TV no significa dejar atrás el contenido audiovisual. Servicios como Netflix, HBO o Hulu han sido determinantes para que segmentos más jóvenes de la población, dentro y fuera de Estados Unidos, contemplen la posibilidad de desconectar la antena o el cable para ver los canales de TV locales y simplemente accedan al contenido por demanda desde una tablet, un portátil o el propio móvil.

Lo mismo con acceso a plataformas como YouTube donde se produce y se sube miles de horas de contenido que le ha robado la atención a la TV, especialmente entre jóvenes.

Al eliminar el rango de edad la tendencia tampoco cambia mucho. Apenas el 31% del total de los adultos estadounidenses le resultaría muy difícil dejar de ver televisión. En 2006, un año antes del lanzamiento del iPhone, el porcentaje era mucho más alto: 44%.

Justamente son los smartphones lo más preciado entre estadounidenses adultos. 52% de todos los encuestados consideran que sería muy difícil dejar de usarlo. 50% dice lo mismo sobre el internet.

Los smartphones superaron el 80% en penetración de mercado en Estados Unidos en 2016 según Comscore.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.