Ciencia

Investigadores llevan a juicio al Gobierno por la desigualdad salarial que sufren

Por 15/03/17 - 12:01

  • “Nos están robando 2.000 euros”, denuncia uno de los científicos afectados.
  • Algunos de los investigadores han demandado al Ministerio de Educación para que equipare sus retribuciones y garantice la equidad.

Juan (nombre ficticio) es un científico de la Universidad de Oviedo, donde disfruta actualmente de su segundo año de contrato para realizar la tesis. El investigador es beneficiario de la convocatoria de ayudas de Formación de Profesorado Universitario (FPU) de 2014, del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. “Llevo cobrando 850 míseros euros durante dos años, que no dan ni para pagar un alquiler prácticamente”, lamenta. El problema de Juan no es solo el sueldo que percibe, sino que su retribución es menor que la de otros investigadores que realizan exactamente el mismo trabajo. Según explica a Hipertextual, la desigualdad salarial que sufre se debe a una “chapuza administrativa” del Gobierno.

Los afectados denuncian que el Ministerio de Educación ha hecho “oídos sordos” a sus reivindicaciones, lo que ha llevado a algunos doctorandos a demandar al Gobierno ante los tribunales. Los jóvenes cobran 148 euros al mes menos de lo que deberían, una situación que se debe a que el Gobierno se olvidó de dos generaciones de investigadores cuando publicó las convocatorias de FPU de 2013 y 2014, según recogió por aquel entonces eldiario.es. A la hora de difundir estas ayudas para llevar a cabo el doctorado, el Ministerio de Educación actualizó las bases incluyendo los contratos predoctorales que establecía la Ley de la Ciencia. Los científicos pasaban a ser oficialmente contratados durante los cuatro años de tesis, ya que anteriormente disfrutaban de dos años de beca y dos años de contrato para hacer el doctorado.

contratos predoctorales
Fuente: Pixabay.

La convocatoria que parecía en un primer momento ventajosa desde el punto de vista de sus derechos laborales, pronto se convirtió en un problema. Según denuncia Juan, el Ministerio de Educación estableció que los beneficiarios de las ayudas FPU 2013 y 2014 disfrutaran de contratos predoctorales, pero olvidó actualizar su retribución. Durante los dos primeros años de tesis, los investigadores han percibido 1.025 euros brutos mensuales, mientras que en los dos últimos años de doctorado, su sueldo está fijado en 1.173 euros brutos mensuales. El descuido cometido por el Ministerio de Educación, sin embargo, no fue realizado por el Ministerio de Economía y Competitividad, la segunda cartera ministerial que engloba a otra gran proporción de los científicos predoctorales en España. De este modo, la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, dirigida por Carmen Vela, sí actualizó tanto las condiciones laborales como el salario de los doctorandos beneficiarios de la convocatoria de Formación de Personal Investigador (FPI). Estos científicos no solo disfrutan de un contrato predoctoral durante los cuatro años de tesis, sino que también recibieron desde el primer momento un salario mensual de 1.173 euros brutos, a diferencia de lo que sucede con los beneficiarios de las ayudas FPU 2013 y FPU 2014.

¿Quiénes son los afectados?

Los jóvenes afectados por el olvido del Gobierno pertenecen a las convocatorias FPU 2013 y FPU 2014, cuyos beneficiarios son en total 1.600 científicos. “La diferencia [en el salario de los FPU] nació del ‘despiste’ del Ministerio de Educación, que aplicó la Ley de la Ciencia, pasando de la fórmula de los 2+2 años a los 4 años de contrato, pero no actualizó las retribuciones de los antiguos dos primeros años de beca. Cosa que sí hizo el Ministerio de Economía y Competitividad con la convocatoria de Formación de Personal Investigador”, explica a Hipertextual Alberto Marín, miembro de la Sección Federal de Universidades de Comisiones Obreras. “En 2015, ya se dieron cuenta [en el Ministerio de Educación] y por eso las FPU de ese año salieron con el mismo sueldo para los cuatro años de contrato”, añade.

Efectivamente, cuando los doctorandos beneficiarios de las FPU 2013 y FPU 2014 comprobaron la convocatoria del año siguiente, FPU 2015, comprobaron que la siguiente generación de científicos iba a cobrar desde el inicio 1.173 euros brutos mensuales. Sin embargo, cuando los investigadores FPU 2015 se incorporaron a sus centros de trabajo, los únicos que seguían recibiendo 1.025 euros brutos mensuales eran los beneficiarios de las FPU 2014, pues los jóvenes que habían recibido la ayuda FPU 2013 ya percibían 1.173 euros brutos mensuales al encontrarse en su tercer año de contrato. “Aunque la diferencia o discriminación se produce en relación con las convocatorias de 2013 y 2014, el proceso de reclamación en vía de jurisdicción social únicamente se puede hacer para el segundo año de los FPU2014, no sirve para los dos años de 2013 ni siquiera para el primero de 2014”, sostiene Marín. Según ha confirmado a Hipertextual una de las perjudicadas, los beneficiarios de la FPU 2013 que se incorporaron más tarde al recibir la ayuda después de una resolución complementaria, también se vieron afectados durante unos meses. En otras palabras, algo más de la mitad de los afectados, casi un millar de jóvenes beneficiarios (todos los de la FPU 2014 y algunos de la FPU 2013), tienen la posibilidad de demandar por la vía laboral la situación de desigualdad salarial en la que se encuentran.

contratos
Una investigadora analizando procesos de catálisis en el laboratorio. Fuente: CSIRO (Wikimedia)

El motivo es que en la vía laboral solo se puede reclamar cuando existe una discriminación efectiva entre dos trabajadores que realizan las mismas funciones de forma simultánea. Algo que ocurrió cuando se incorporaron a sus centros de investigación los beneficiados por las FPU 2015, en septiembre de 2016. En ese momento, según Alberto Marín, “los únicos que seguían cobrando menos eran los que estaban en segundo año de [la tesis y eran beneficiarios de las FPU] 2014, ya que los [FPU] 2013 estaban en su tercer año de contrato y su sueldo ya era el correcto”. “Todos los días voy a mi área de investigación, donde convivo con dos beneficiarios FPU 2015 que están cobrando más que yo, simplemente por ser de otra convocatoria”, lamenta Juan. Todo ello a pesar de que la “letra pequeña” de las convocatorias de FPU 2013 y FPU 2014 reconocía explícitamente que "cualquier incremento o reducción de las mencionadas ayudas que se produzca con posterioridad se aplicará a todos los contratos suscritos". Algo a lo que el Ministerio de Educación se ha negado, a pesar de reconocer explícitamente la desigualdad salarial, según afirman los afectados.

Los primeros juicios ya se han celebrado

Los jóvenes decidieron reclamar inicialmente la situación ante los organismos contratantes y el Gobierno, sin éxito. El Ministerio de Educación les negó la posibilidad de aplicar un aumento de su salario como reivindicaban los científicos. “Se excusaban en que se trataba de convocatorias diferentes, aunque reconocían que iban a estudiar fórmulas presupuestarias”, explica a Hipertextual Edgar, otro afectado que trabaja en la Universidad de Zaragoza. “Posteriormente, el Ministerio a través de Comisiones Obreras dijo que sí incrementaría la retribución, pero no hicieron nada”, comenta. “No se trata solo de que sea injusto que personas con el mismo trabajo tengan sueldos distintos, sino que la propia convocatoria FPU 2014 dice que nos deberían incrementar la retribución. Han traspasado los límites de la legalidad”, sostiene Sandra, investigadora predoctoral de la Universidad Complutense de Madrid. Según los afectados, el Gobierno llegó a reconocer la desigualdad salarial y decidió realizar la equiparación salarial que pedían en un acuerdo del Consejo de Ministros de diciembre de 2016:

Con el fin de equiparar las retribuciones de todos los beneficiarios/as, en los dos primeros años de disfrute de la ayuda, y en aras a garantizar la equidad en el sistema de ayudas, se ha introducido una disposición transitoria para regularizar la situación de todos los beneficiarios/as seleccionados por convocatorias anteriores y que a 1 de septiembre de 2016 están en esa situación.

La disposición transitoria, sin embargo, nunca llegó a publicarse en el Boletín Oficial del Estado. “Más claro no lo podían reconocer. La sorpresa fue cuando llegó la convocatoria oficial y esa disposición no figuraba. No nos quedaba ninguna alternativa, nos estaban tomando el pelo”, asegura Edgar. De ahí que muchos afectados demandasen al Ministerio de Educación para que resolviera la situación de desigualdad salarial en la que se encuentran. En los pocos juicios que se han celebrado, el Gobierno defiende que se trata de convocatorias distintas y que el incremento de sueldo no se realizó por el problema del déficit, algo que niegan los perjudicados. Los jóvenes señalan que el Ministerio de Educación no solo aumentó el salario de los beneficiarios de las FPU 2015, que comenzaron a cobrar más desde el inicio de la tesis, sino que también incrementó el número de beneficiarios de las ayudas FPU 2015, que pasaron de ser 800 a 850 investigadores. Una medida que, a su juicio, respondió a intereses electoralistas por la cercanía de los comicios del 20 de diciembre de 2015.

contratos predoctorales

Es decir, a diferencia de las convocatorias FPU 2013 y 2014, que establecían sueldos diferentes entre los dos primeros y los dos últimos años de tesis para los 800 beneficiarios de las ayudas, a partir de la convocatoria FPU 2015, los 850 beneficiarios recibirían un salario mayor y uniforme durante los cuatro años de doctorado. “La respuesta del Ministerio sigue siendo la misma, dicen que la convocatoria de FPU 2015 no vincula a las anteriores. Nosotros lo planteamos como una vulneración de un derecho fundamental como la igualdad. Tenemos el mismo contrato y obligaciones, sin embargo estamos cobrando distinto solo por el año de entrada”, afirma Edgar. “No es tanto dinero y nos están dando largas y riéndose de nosotros”, lamenta Juan. Hasta la fecha solo se ha dictado una sentencia, que ha dado la razón al Gobierno. Pese al primer revés judicial, los científicos defienden que la sentencia no es firme y confían en que otros Juzgados le den la razón al resto de demandantes, ya que en los juicios ya celebrados no se pudieron presentar pruebas como el acuerdo del Consejo de Ministros antes mencionado.

La diferencia salarial, ¿vulnera la igualdad?

Según explica Alberto Marín a Hipertextual, Comisiones Obreras interpondrá a finales de marzo una demanda colectiva por la situación en la que se encuentran los investigadores. El sindicato había decidido esperar a la celebración de los primeros juicios para presentar la reclamación judicial, dado que así se lo habían pedido los afectados. El motivo es que “en cuanto se pone un conflicto colectivo, el Ministerio de Educación pedirá a los jueces la suspensión de los individuales hasta que se resuelva el general”, aclara Marín. El sindicato ha reclamado en varias ocasiones la equiparación salarial de los beneficiarios FPU 2014, algo que de momento no ha ocurrido. Los afectados llegaron incluso a promover una petición en Change.org, donde denunciaban que “el inicio de la carrera investigadora en España se ha convertido en un salto de fe, donde los jóvenes investigadores deben enfrentarse a una precariedad laboral e inestabilidad cada día más acusadas”.

El abogado laboralista Pere Vidal opina que la diferencia salarial detectada "es cuestionable" por la aplicación del principio de igualdad al que las Administraciones están obligadas para con su personal. Es decir, la desigualdad salarial existente entre los distintos investigadores no debería estar ocurriendo si se demuestra que “las tareas, funciones o trabajos que realizan los predoctorales FPU 2015 son iguales que los que realizan los predoctorales FPU 2014". Como explica el letrado a Hipertextual, el Tribunal Constitucional ha dejado claro que, mientras que las empresas gozan de un amplio margen sobre la retribución de sus empleados siempre que no se discrimine a los trabajadores, no ocurre lo mismo con la Administración pública. En este segundo caso, se debe demostrar que, efectivamente, se dan las mismas situaciones entre los trabajadores de las diferentes convocatorias FPU mencionadas y que no existe justificación para un trato desigual, tal y como defienden los afectados.

“Si la normativa establece que cualquier incremento o reducción de la cuantía de las becas predoctorales se aplica a las posteriores, entonces las personas contratadas con contratos anteriores deberían ver incrementada su retribución en idéntica cuantía que los nuevos”, afirma el abogado laboralista Fabián Valero. El jurista señala a Hipertextual que, respecto al argumento del déficit que esgrime el Gobierno, existe un auto del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que respondería a esta cuestión. “El Auto Popescu establece que no puede haber diferencia de trato alegando cuestiones presupuestarias, si bien ese Auto aborda la diferencia de trato entre trabajadores fijos y temporales, y no entre temporales entre sí”, apunta. Sin embargo, el letrado de Zeres Abogados insiste en que “si la norma dice que se puede incrementar y rebajar deben proceder al incremento, pues el punto importante es que precisamente la normativa prevé la posibilidad de reducción por esas mismas causas presupuestarias”.

contratos predoctorales
Fuente: Pixabay.

La opinión es compartida por el Dr. Cristóbal Molina, catedrático de Derecho del Trabajo de la Universidad de Jaén. "Para que haya igualdad de trato –en este caso salarial- es necesario que hallen un término objetivamente comparable", afirma. A su juicio, "si las convocatorias son exactamente iguales, y la única diferencia es el año, entonces no hay justificación razonable para la diferencia, porque no hay nada objetivo que lo justifique, salvo el año, pero ese dato no es objetivo, sino arbitrario, porque el año es algo aleatorio". Molina reconoce que no conoce a fondo la problemática de los FPU 2013 y 2014, pero sostiene que “para el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, un derecho fundamental –la prohibición de discriminación- no puede aceptar restricciones tan sólo por exigencias presupuestarias, pues el derecho fundamental pesa más”. "La diferencia retributiva no se puede basar sólo en la fecha de convocatoria y en exigencias presupuestarias, si realizan lo mismo y tienen las mismas condiciones de empleo y de trabajo", dice Molina.

Hipertextual se ha puesto en contacto con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para conocer su versión sobre un problema que ha afectado a 1.600 investigadores predoctorales de toda España, aunque solo la mitad puedan reclamar por la vía laboral. En el momento de la publicación de este artículo, el Gobierno no había respondido a las preguntas al respecto formuladas por este medio. "El mundo de la investigación es ya de por sí muy precario, pero con este tipo de discriminaciones se está acentuando aún más el declive en la profesión", concluye Juan, que confía en que la situación de desigualdad salarial se solucione lo antes posible.

Comenta sobre este y otros temas en nuestra comunidad

Puedes entrar con tu cuenta de Facebook, Twitter, Google o LinkedIn

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies