Hace dos meses publicamos la historia de Thomas Romain, un dibujante francés afincado en Japón que convertía los dibujos de su hijo pequeño en impresionantes diseños que parecen sacados de un anime. Ha pasado un tiempo desde entonces y Romain, que continúa trabajando y colaborando en distintos proyectos de series niponas, ha continuado plasmando las ideas de su hijo.

Y, después de ver algunas de sus últimas "adaptaciones", seguro que no soy el único al que le hubiera encantado tener un padre con esas dotes artísticas, ya no por ver cómo nuestra idea se convertía en un espectacular dibujo si no por tener en casa a un profesor de tal calibre. Aquí, los dibujos más destacados de los publicados en este tiempo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.