La planta que Ford tiene en Valencia está liderando el sector en materia de calidad y procesos especiales para detectar anomalías y poder garantizar que todos los coches saldrán sin ningún desperfecto. Tras el escuchador de motores, Ford presenta a los *gremlins* de la factoría de Valencia. ¿Qué hace y por qué?

Un *gremlin* para la compañía es una persona cuyo trabajo diario incluye, literalmente, poner obstáculos en el día a día de una de las plantas de fabricación de automóviles más avanzadas del mundo, encargándose de colocar en secreto piezas equivocadas y defectuosas en la línea de montaje. Las *pruebas gremlin* son una innovadora manera de comprobar que cada nuevo proceso funciona correctamente.

¿Qué comprueba esta pionera forma de analizar el trabajo de una fábrica? En el caso de Ford hablamos del sistema de visión de Ford basado en la fotografía a cada componente. Una tecnología con la que se revisa unos 400.000 automóviles y 330.000 motores fabricados de forma anual. Esto se traduce en más de mil millones de fotos cada catorce días, una cifra tan elevada como que podría equipararse a todas las que se publican en Instagram en Europa durante el mismo periodo.

Hasta el momento, se han enviado a la línea de montaje piezas de motor defectuosas, volantes incorrectos e incluso paneles incorrectos. Los *test gremlin* se han ampliado a las 34 frases de montaje, y Ford está evaluando la implantación global de este proceso.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.