Nanook of the North o Nanuk el esquimal es un documental realizado por Robert J. Flaherty en 1922. El filme muestra la dura vida de Nanuk y su familia que habitan en Canadá en la Bahía de Hudson, en la zona de Port Huron. Se dice, aunque no hay un consenso general, que la película de Flaherty es el primer documental porque, cómo nunca antes, reuniría el tratamiento estético, el discurso e incluso la ficción, para construir su historia. Sin consenso o no, la cinta es pionera en su campo y es una obra referente del género y del cine en sí.

Robert J. Flaherty, de Michigan, Estados Unidos, se encontró con el cine de forma natural. Y es que este ingeniero en minas viajó a la Bahía de Hudson como parte de su trabajo con la finalidad de explorar la zona; se dice que su jefe fue quien incitó al, entonces treintañero, Flaherty a filmar su visita a esos inhóspitos lugares. Después de esta primera experiencia su trabajo con la cámara y su dedicación para contar historias no cejaría hasta el final de sus días.

Nanook_of_the_north

En Nanuk el esquimal, conocemos la historia de una familia de los Inuit de la que Nanuk es el guía y el proveedor. Muy pronto en la cinta nos es presentada esta peculiar familia a la que seguimos en su día a día bajo el frío inclemente que el termómetro del mismo Flaherty no alcanza a medir y del que dice en la cinta que "el mercurio permanece en el fondo del termómetro por días, días y más días".

Así, vemos el trabajo en equipo que se necesita para la caza, la paciencia para pescar, se nos describe cómo es la textura de la nieve, la tienda del comerciante, las rutinas de un día normal. Una de las mejores secuencias es cuando construyen un iglú; el proceso resulta casi hipnotizante y maravilloso. Estamos hablando de una técnica que sigue impresionando luego de más de noventa años de ser filmada.

Si algo se ha criticado de la cinta, al menos por los más puristas, es que Flaherty se tomó algunas licencias para realizar su documental. Que no se dedicó a filmar la vida de esa familia sin influir en esta (cosa imposible en realidad cómo bien lo saben los antropólogos y los documentalistas contemporáneos). Por otro lado, la grabación dentro del iglú fue hecha en un iglú partido a la mitad, el nombre real de Nanuk era Allakariallak y la que aparece como su esposa, Nyla, era en realidad la esposa del propio Flaherty y algunos otros trucos que Flaherty realizó para fin de su película.

Nanuk_Port_Harrison_1920

Sin embargo, lo anterior no resta a la importancia de este film y sí motiva a apreciarlo aun más debido a la carencia de antecedentes de películas de este estilo; además, se ha convertido en referencia desde entonces para futuros cineastas. Por otro lado, su valor histórico, su belleza y las impresionantes imágenes son suficientes para disfrutar de este documental. En palabras del propio Flaherty en un artículo titulado "La función del documental":

Nunca como hoy el mundo ha tenido una necesidad mayor de promover la mutua comprensión entre los pueblos. El camino más rápido, más seguro, para conseguir este fin es ofrecer al hombre en general, al llamado hombre de la calle, la posibilidad de enterarse de los problemas que agobian a sus semejantes.

Una vez que nuestro hombre de la calle haya lanzado una mirada concreta a las condiciones de vida de sus hermanos de allende fronteras, a sus luchas cotidianas por la vida con los fracasos y las victorias que las acompañan, empezará a darse cuenta tanto de la unidad como de la variedad de la naturaleza humana y a comprender que el "extranjero", sea cual fuere su apariencia externa, no es tan sólo un ‘extranjero', sino un individuo que alimenta sus mismas exigencias y sus mismos deseos, un individuo, en última instancia, digno de simpatía y de consideración. El cine resulta particularmente indicado para colaborar en esta gran obra vital.

Como podemos ver, esta función del documental sigue siendo imperante en un mundo que no se comprende y se destruye por sus diferencias. Es por esto que el cine documental es necesario, y qué mejor forma de disfrutar éste género y su lado humano con éste, el primer documental del cine: Nanuk, el esquimal.

👇 Más en Hipertextual