baloon111: Shutterstock

El dilema de si dejar el dinero en una banca tradicional o pasarse a la nueva era del fintech es algo que cada vez está más a la orden del día. Y sobre todo, teniendo en cuenta que, a menos que cambie la situación en lo poco que nos queda de 2015, este sector startup es el más destacado.

Y las noticias, como era de esperar, no cesan. NUMBER26, con sede en Berlín, acaba de anunciar que expande su misión financiera por gran parte de Europa, y uno de sus objetivos es España; donde ha comenzado a operar inmediatamente. También en Francia, Grecia, Irlanda, Italia y Eslovaquia.

NUMBER26 busca hacer la competencia tanto a la banca tradicional, como a la digital más establecidaLa startup sigue el modelo de uso a través de smartphone, mediante el cual se pueden gestionar las compras, transferencias o sacar dinero en efectivo en cajeros automáticos. Asociados con MasterCard dan la posibilidad de tener acceso a una red de sistemas financieros que evitan tener que pagar comisiones por nuestros movimientos. Su objetivo es eliminar las barreras de entrada para crear una nueva cuenta con un sistema fácil y sencillo, del cual ya se han beneficiado más de ochenta mil clientes en Alemania y Austria. Pero sobre todo, a través de su expansión, quieren acabar con las malas experiencias de los usuarios y los precios abusivos que maneja la banca más tradicional.

Siguiendo el modelo de Simple, que aunque aún en operaciones no terminó de entrar con demasiada buena fortuna en el mercado, lo que más se aproxima a la propuesta tecnológica de NUMBER26 podría ser ING. La banca online sin comisiones ya cuenta con cierta fama a nivel nacional e internacional, pero a los adeptos a las nuevas tecnologías le hecho de que exista una nueva aplicación por y para los móviles podría atraerles más que la "cuenta naranja".

Sin embargo, existen algunas salvedades y todo pro tiene su contra. En el caso de ING y otras entidades digitales cuentan con la ventaja comparativa de tener una sede fiscal en cada país en el que operan. En el caso de NUMBER26, sus datos fiscales, normativa legal y atribución legislativa responde a lo impuesto por Alemania. Si bien, nos encontramos en la Unión Europea con ciertas normativas comunitarias, hay ciertas cuestiones de impuestos que podrían venir en contra de este tipo de proyectos. Como ya ha sido el caso de olvidarse declarar bienes que "están" en el extranjero, por los cuales hay que presentar un formulario diferente al habitual siempre y cuando estas propiedades superen el valor de 50.000 euros. Esta situación, añadida al carácter olvidadizo de muchos clientes, podría ser un elemento en contra de este tipo de startups financieras; las cuales solicitan una normativa común y coordinada de todos los países comunitarios.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.