Una de las mejores entregas, si no la mejor, de la saga de culto Heroes of Might & Magic vuelve a la vida gracias a la moda de la remasterizaciones. Siendo durante años una referencia en el género de la estrategia por turnos, ¿qué tal le ha sentado el paso del tiempo y el lavado de cara?Todos tenemos en nuestra memoria una vitrina virtual donde exponer los juegos que recordamos con más cariño, y la mayoría son aquellos que jugamos en nuestra infancia y que, en ocasiones, no hemos vuelto a tocar desde entonces. En mi vitrina, entre juegos de MSX, Master System II y otras consolas, hay un hueco especial para Heroes of Might & Magic III, quizá por ser de los primeros videojuegos que probé en PC, quizá por jugar con mi hermano partidas interminables durante horas y horas. Pocos años después, llegó la siguiente entrega de la saga haciendo aquel juego que yo amaba tanto fuese todavía mejor en todos los aspectos y las tardes volvieron a perderse frente al ordenador.

Para quienes no estén familiarizados con Heroes of Might & Magic (HoMM), se trata de una popular saga de estrategia por turnos con una alta dosis de rol; desarrollada por New World Computing y 3DO durante los 90 y principios de la década del 2000. Tras el cierre de ambas compañías, Ubisoft se hizo cargo de mantener la serie viva aunque su punto álgido quedó en la segunda y tercera entrega, siendo ambos títulos de culto a día de hoy.

A las pocas semanas de comprar mi primer iPad pensé “esto es la plataforma ideal para jugar a Heroes” y cuando leí que Ubisoft se había propuesto hacer mis sueños realidad no pude estar más contento. Ahora que lo he probado, me reafirmo. Es la plataforma perfecta, o está muy cerca de serlo ya que tiene alguna carencia.

La remasterización viene a cargo de DotEmu, una empresa francesa que, como su nombre indica, se dedica a traer de entre los viejos cajones de la nostalgia títulos para las plataformas actuales como PC, iOS o Android; tal es el caso de HoMM3 HD. En este caso el trabajo es bastante loable, ya que no ha hecho un mero port reescalado las texturas sino que se han dedicado a rehacer (casi) cada héroe, unidad, castillo del juego para darle la calidad que un título de esta talla se merece y, como es habitual en estos casos, permite alternar la vista y jugar como el original de 1999. La música y efectos de sonido del juego siguen siendo los mismos, pero no es necesario tocar algo que está tan bien integrado en el juego y que todavía consigue traer recuerdos de aquellos días. El modo de juego se divide en tres partes diferentes y equitativamente importantes. En la vista principal se maneja el héroe, que se mueve a caballo. En cada turno (día) disponemos de una cantidad de movimiento limitada, por lo que es necesario una pequeña planificación de intenciones antes de actuar. Recorriendo el mapa seremos capaces de descubrir zonas, coger objetos y/o recursos, atacar castillos y/o héroes enemigos, etc. Cuando terminamos un turno, entonces el rival (sea humano o CPU) puede retomar su partida y así sucesivamente.

En la vista de castillo gastaremos los recursos recogidos por el héroe o héroes, ya que es posible manejar varios. Ampliando murallas, construyendo estructuras para crear nuevas y mejores unidades, mercado para cambiar recursos o similar. Existen 8 facciones diferentes con sus castillos y criaturas propias, todas ellas con un excelente diseño y personalidad. Cada una con sus debilidades y fortalezas con un resultado bastante bien equilibrado, aunque cada uno se sentirá más cómodo con cierta facción.

La última vista es la del combate, donde se decide realmente la partida. El héroe es capaz de transportar diferentes tipos de unidades consigo y estas cobran importancia en este momento. Se despliega un tablero o parrilla de celdas por donde la infantería puede moverse. Los hay que disparan a distancia, otros pueden volar para salvar los obstáculos del terreno o murallas y el resto deben caminar hasta entablar batalla. Además, el héroe será capaz de lanzar hechizos y manejar armas de asedio. La habilidad y la experiencia del jugador es clave, siendo más importante que la cantidad de tropas. Cada héroe comienza a un lado del escenario y el encuentro terminará cuando uno de ellos se quede sin unidades, desapareciendo para siempre.

El principal aliciente de esta edición, más allá de las novedades gráficas, es la posibilidad de multijugador online con matchmaking a través de Steam, un gran adelanto al clásico hotseat o TCP/IP. La mala noticia es que no incluye las dos expansiones (Armageddon’s Blade y The Shadow of Death) que salieron en su día haciendo un juego todavía más redondo, si cabe, ampliando la campaña, añadiendo una nueva facciones y otras novedades. Es una lástima, ya que normalmente las reediciones suelen contar con el valor añadido de incluir el juego completo con todo el contenido lanzado, especialmente si hablamos de un título con 16 años a sus espaldas. Por el momento, se desconoce si estas expansiones se harán realidad en algún momento y si, de hacerlo, serían gratis o DLC.

Heroes of Might & Magic III viene con varias decenas de mapas donde perder la noción del tiempo pero, si aun así te parecen pocos, puedes crear tus propios escenarios con el excelente editor de mapas. Una herramienta sencillamente genial, dando tantas posibilidades como los niveles que vienen con el propio juego. Dada la comunidad que un título de culto como este tiene asegurada, es cuestión de tiempo que empiecen a llover obras de arte digitales.

La versión para tablets tiene ciertas limitaciones que, como mencionaba anteriormente, empobrece (ligeramente) la grata experiencia. Por un lado, en estas se ha suprimido el editor de mapas así como el multijugador en línea, dejando únicamente la opción hotseat. Además, he experimentado ciertos problemas de control táctil durante las fases de combate a la hora de mover unidades o atacar, cuestión de cogerle el truco. Por lo demás, es realmente intuitivo y sencillo de manejar con una mano.

Conclusión

La remasterización de Heroes of Might & Magic III es una gran oportunidad para las nuevas generaciones de probar una de las joyas de la corona de la estrategia por turnos, así como una de las sagas más reconocidas. El tiempo no le ha restado valor y sigue siendo tan único como entretenido.

Para aquellos que dedicamos cientos de horas hace ya muchos años y, posiblemente, no veamos tan necesaria la versión HD, presenta el atractivo de poner nuestra habilidad a prueba en el modo multijugador online; basta ya de jugar contra la CPU. Es una lástima que no hayan incluido las expansiones con todo el contenido extra, que no es poco, que aportan. Quizá algún día.

Y como guinda del pastel, la versión de tablets. Años llevaba esperando algo así que, aunque no incluye el modo en línea, es como si la saga, desde su primera entrega, estuviese esperando una plataforma donde pudiera ser disfrutado así de bien.

Venga, un turno más y lo dejo.

Pros

  • Sigue siendo el mismo juego que nos enamoró en 1999
  • Horas infinitas de juego por delante
  • Modo online
  • Editor de niveles (sólo PC)

Contras

  • Faltan las dos expansiones
  • En tablets no hay modo online