El pasado mes de febrero, Canonical anunció que Meizu y bq serían los primeros fabricantes en desarrollar smartphones basados en Ubuntu Phone. Tras el fracaso en la financiación de Ubuntu Edge (el smartphone de gama alta que quería desarrollar Canonical), la compañía que capitanea Mark Shuttleworth apostó por los partners con el objetivo de lanzar los primeros dispositivos comerciales en este mismo año 2014. Tras pasar hoy por el CeBIT de Hanover (Alemania), Shuttleworth habló de Ubuntu Phone y de los primeros smartphones comerciales con esta plataforma; unos dispositivos que saldrán a la venta con precios entre los 200 y los 400 dólares.

Canonical anuncia que los primeros smartphones con Ubuntu Phone tendrán un precio entre 200 y 400 dólares

Si los precios de los dispositivos que preparan Meizu y bq van a estar entre los 200 y los 400 dólares, los primeros dispositivos comerciales con Ubuntu Phone van a estar situados dentro del segmento de gama media y de gama alta; una elección que, a primera vista, nos pueda parecer arriesgada si tenemos en cuenta lo competitivo que es el mercado de los dispositivos móviles.

Quizás nos hubiese parecido más lógico pensar en los dispositivos con Ubuntu Phone OS como dispositivos de gama baja; es decir, dispositivos de entrada como los smartphones con Firefox OS. Sin embargo, la compañía de Mark Shuttleworth quiere hacer una gran apuesta y planean competir en las "ligas mayores" con una alternativa a Windows Phone, Android o iOS. ¿El motivo? Según comentó el CEO de Canonical, aspirar a la gama media y la gama alta significa poner como público objetivo al segmento más exigente del mercado, usuarios que buscan una buena experiencia de uso y, precisamente, ahí es donde se quiere situar Ubuntu Phone.

Debo reconocer que la apuesta de Canonical me parece, si cabe, más arriesgada que la búsqueda de financiación de Ubuntu Edge a través del crowdfunding. Las apuestas disruptivas e innovadoras suelen captar la atención del usuario pero, honestamente, veo complicado que causen un vuelco del mercado de los dispositivos móviles. En mi opinión, Ubuntu Phone parece que aspira a ser esa "alternativa distinta" dirigida a un público selecto que busca una plataforma que hace converger el mundo del escritorio con el de la movilidad.

Ubuntu Edge - Primeros smartphones con Ubuntu Phone costarán entre 200 y 400 dólares

Ubuntu Phone apuesta por la convergencia, smartphones polivalentes que sirven tanto en movilidad como en el escritorio.

Quizás Canonical no esté desencaminada y la convergencia de plataformas sea la senda a seguir (Microsoft parece aspirar a eso); su apuesta camina por este sendero y los dispositivos que llegarán al mercado aspiran a ser smartphones polivalentes que podamos usar conectados a una dock con un monitor externo y, de esta forma, transformarlos en un funcional equipo de escritorio.

Las declaraciones de Mark Shuttleworth en el CeBIT han sido bastante interesantes; desde su punto de vista, Android no es una plataforma destinada a trabajar en el escritorio y la ventaja de Ubuntu Phone es que, al iniciar su andadura más tarde, puede cubrir ese vacío que Android no es capaz de cubrir. Son conscientes que no llegarán a quitarle cuota de mercado a iOS pero, su apuesta por la convergencia y la versatilidad de los dispositivos, sí que podría captar la atención de los usuarios de Android que, quizás, también apuesten por una distribución Linux en su equipo de escritorio.

Los precios no me parecen nada descabellados y la apuesta de Canonical por la convergencia me parece muy atractiva; supongo que tendremos que esperar a ver la implementación de los partners de Canonical pero, la verdad, no me importaría probar uno de estos smartphones.

De todas formas, no todo es hardware y sistema operativo, Ubuntu Phone tiene otro reto que superar: dinamizar su ecosistema de aplicaciones y convencer tanto a usuarios como desarrolladores.