No soy un fanático del anime. Si acaso, soy un consumidor ocasional. De niño, vi muchas de las series que pasaban en la televisión abierta (Dragon Ball, Captain Tsubasa, Magic Knight Rayearth, Dragon Quest, Sailor Moon, Saint Seiya). En la adolescencia, miré unas cuantas más como Neon Genesis Evangelion, Hellsing, Onegai Teacher y Ghost in the Shell. Digamos que mi experiencia se resume en poco más de una docena de series; muchas de ellas, de las más conocidas. Sin embargo, hace un par de días tuve la oportunidad de toparme con Puella Magi Madoka Magica, un anime de 12 episodios que me cautivó totalmente.

Puella Magi Madoka Magica es una serie relativamente nueva, emitida en Japón entre enero y mayo de 2011. Se desprende del género mahō shōjo, también conocido como magical girl o chica mágica -el ejemplo por antonomasia es Sailor Moon-. El argumento de la serie se centra en Madoka Kaname, un niña de 13 años que se encuentra con Kyubey, una criatura que le ofrece un contrato: cumplirle el deseo que quiera a cambio de convertirla en una magical girl. Con sus poderes, estas chicas pelean contra brujas, entidades encargadas de sembrar desesperanza en el mundo, responsables de los suicidios y muertes sin razón.

Hasta aquí, suena como una serie más del género, bastante regular. No se dejen llevar por esa primera impresión, repleta de alegría y color. Conforme avanzan los capítulos, se revela un argumento mucho más intrincado y sombrío. Sin revelar muchos espóilers (si acaso, apenas los necesarios para no afectarlos si quieren mirar el anime), les comparto cinco razones para verla:

1. La animación

Empezaré con las virtudes técnicas. En la mayoría de las escenas, la animación es de corte tradicional. Sin embargo, el diseño de las brujas es muy peculiar, llevado en una técnica llamada animación de recorte o cutout animation. En este método, se utilizan recortes de personajes, fondos, imágenes, fotografías y texturas (papel, cartón, tela) para construir el escenario.

En el caso de las brujas, todas las escenas donde aparecen están realizadas en esta técnica, que contrasta con la animación convencional de las protagonistas. Además, las composiciones están realizadas con una fuerte influencia del surrealismo, tratando de crear imágenes dantescas y aparentemente inconexas. Sin embargo, en una segunda vista, el espectador se percata que todos los recortes guardan un cierto hilo conductor que tiene que ver con la génesis de la bruja. La idea es crear un ambiente onírico de horror que, en cierto modo, incomode a quien observa (en ese sentido, la música también es un acierto). Les dejo una imagen de Gertrude, la primera bruja que aparece en la serie:

2. La duración

Sigamos con los argumentos mundanos antes de meternos a la trama. Puella Magi Madoka Magica es una serie de muy corta duración, con sólo 12 episodios. Cada uno de estos dura cerca de 25 minutos, así que en unas seis horas pueden mirarla completamente. La ventaja no es sólo que el anime sea corto, sino que engancha muy rápido. Si acaso, los primeros dos episodios funcionan como un planteamiento general, muy orientados a la acción; pero para el tercero ya vemos bastante más la profundidad del argumento. De ahí, va en ascenso hasta tocar la cúspide en el décimo y undécimo, con el último como un colofón bastante bueno.

Otra ventaja es que es fácil de encontrar en la red, aunque sólo doblada al inglés y sin subtítulos en español. En Anime Ratio la pueden mirar completa. Aquí les dejo con el primer episodio:

3. El deseo

¿Qué deseas con tanta fuerza que serías capaz de, básicamente, vender tu alma? El tema del contrato ha estado plasmado en múltiples ocasiones en la cultura popular, especialmente en la literatura -hay quienes afirman que la historia puede estar basada en Fausto de Goethe-. Los animes se caracterizan, muchas veces, por darle algunas vueltas de tuerca a estas dudas existenciales. Puella Magi Madoka Magica no es la excepción. ¿Por qué y bajo qué condiciones efectuarías tu deseo? ¿Para quién: para ti o para alguien que quieres? David Gutiérrez lo resume muy bien en su reseña:

Todo el argumento de Puella Magi Madoka Magica gira en torno a la idea del deseo. El deseo como falta, como motivo de angustia. El deseo como reflejo de desesperanza. Para convertirse en una guerrera mágica, una chica establece un contrato con Kyuubey, quien le concederá un deseo, sea cual sea, a cambio de aceptar la encomienda de vencer a las brujas: seres malignos que se alimentan de la desesperanza y la tristeza.

Hay varios puntos interesantes: Mami Tomoe, uno de los personajes, pide su deseo en un momento de extrema necesidad, sin posibilidad de pensar en las consecuencias. Hay otros en los que el deseo es aparentemente desinteresado, pero al final, revela un trasfondo egoísta. Si la frase "cuidado con lo que deseas" es de dominio popular, el anime va un poco más atrás: ¿cuál es la necesidad para siquiera formular un deseo?

4. Kyubey

Es difícil describir a Kyubey. Diseñado como un personaje adorable, con una eterna expresión de felicidad, resulta siniestro y sombrío. No en balde, uno de los dobladores al japonés de la serie reveló que no le gustaría que se le apareciera jamás. Quizá lo que resulta espeluznante del personaje es que funciona con base en pura lógica. Pertenece a una raza extraterrestre en la que las emociones son consideradas como una enfermedad mental; por lo tanto, todas sus decisiones están calculadas.

Kyubey siembra muchas dudas. ¿Está siendo manipulador cuando aprovecha la naturaleza humana del deseo? ¿Lo podemos ver como un ente malévolo por usar el momento de debilidad para exponer el contrato -algo que, desde la lógica, es perfectamente comprensible? ¿Se le puede juzgar por mirar por el fin último sin preocuparse por los medios? El contraste de su nulidad emocional con la ternura que inspira como personaje provoca un efecto de disociación en el espectador, un sensación que, sin llegar a ser de temor, termina por estremecer.

5. Homura Akemi

Aunque el anime lleva al personaje de Madoka en el título (y como tal, se asume como la protagonista), el que tiene más profundidad a mi juicio es Homura Akemi, quien funciona como uno de los ejes de la serie. Desde el inicio se nos presenta como una figura misteriosa, reservada, con una doble agenda. Su evolución de personaje es impecable y su historia -revelada en ese extático décimo capítulo- termina por unir prácticamente todos los cabos. Sin duda, Kyubey la define perfectamente cuando le señala a Kyoko Sakura (otra magical girl) que la considera "una anomalía que no ha logrado explicar". De ella ya no diré nada más, porque es una de las joyas por las que Puella Magi Madoka Magica vale tanto la pena.