Apple lanzará próximamente su primer portátil con un procesador fabricado por la propia compañía en su interior. El paso, de enorme importancia para la tecnológica, comenzará en 2020 y se sucederá a lo largo de los próximos dos años. Un informe del popular analista Ming-Chi Kuo revela ahora qué máquinas serán las elegidas para abrir el camino.

La transición de Intel a ARM, oficializada por la empresa de Cupertino durante la pasada WWDC 2020, dará comienzo este año, pero será en 2021 cuando comiencen a intensificarse los lanzamientos de estos modelos. El primero de ellos, que llegaría en el último trimestre del presente curso, sería un MacBook Pro de 13,3 pulgadas.

Comenzaría así el movimiento de Apple por un modelo enfocado al segmento profesional y del que, por ende, se espera un notable rendimiento. Este no modificaría su aspecto estético actual, sino que las modificaciones se centrarían en sus componentes. Los desarrolladores se encuentran probando en la actualidad un Mac mini modificado con el procesador A13 Bionic para preparar la llegada de los chips ARM.

Nuevos MacBook Air y rediseños

Kuo, según recoge 9to5Mac, asegura que en 2021 Apple lanzará varios portátiles con los nuevos procesadores en su interior. El primero de ellos sería un MacBook Air, el cual sería puesto a la venta durante la primera mitad del año. El analista sugiere que el cambio en los procesadores podría propiciar una disminución en el precio de entrada de la afamada línea de portátiles ligeros de la firma.

El mismo año, más adelante, seguirían a este dos MacBook Pro. Uno de ellos sería el de 16 pulgadas, presentado originalmente a finales de 2019 y enfocado al segmento más premium. El otro sería un rediseñado modelo de 14,1 pulgadas que adoptaría un diseño con menos marcos bordeando su pantalla. Este lleva tiempo siendo uno de los más rumoreados y, aunque varias fuentes aseguraban que llegaría en 2020, no hay indicios de que finalmente vaya a ser así.

Paralelamente, se espera que la empresa californiana actualice el diseño del iMac antes de final de año. Este adoptaría también una apariencia con menos marcos. No incluiría, sin embargo, ninguno de los nuevos procesadores de Apple.