Las cuentas de algunas de las startups de más renombre en España están empezando a ser depositadas en sus respectivos lugares de referencia. Después de unas semanas agitadas en lo que a rondas de financiación se refiere, la salud financiera de algunas de esas compañías toma especial relevancia.

Una de ellas sería Spotahome, que responde ante la Companies House británica y, por supuesto, ante el Registro Mercantil; la startup fundada por Alejandro Aracho acaba de depositar las cuentas de cierre de 2017. Dichas cuentas pertenecerían a los meses previos de la gran ronda de 2018, donde la tecnológica del sector inmobiliario levantó 40 millones de euros con la participación de Kleiner Perkins y dando la entrada a Travis Kalanick, fundador de Uber, en su accionariado. La otra de la lista sería Cabify; polémica cuanto menos por su contexto en el sector del transporte y encuadre político, que también ha depositado cuentas de 2017 también en el Registro Mercantil.

Spotahome: aumentado gastos

La tecnológica logró cerrar dos rondas de financiación en 2017 por un total de unos 14 millones de euros: las grandes cifras llegarían justo un año después. Y, pese a todo, junto a Cabify ya se posicionaba como la niña bonita del emprendimiento en España. La realidad es que su sede central se encuentra en Reino Unido.

Spotahome levanta 40 millones de euros y da la entrada a la primera inversión de un fondo de EE.UU en España

Unos ingresos que 3,5 millones de euros, superando casi tres veces a los de 2016, pero que tienen una parte ligeramente negativa: si bien los ingresos se triplicaron en un solo ejercicio, también lo hicieron sus gastos. Llegando a 11,5 millones de euros en 2017. El crecimiento por Europa y el incremento de su actividad *han requerido el aumento de las partidas presupuestarias destinadas al capital humano.

Igualmente, la confianza de los inversores en la compañía, pese a las pérdidas, ha quedado demostrada en las últimas semanas.

Cabify, cuentas en España pese a su lucha con Podemos

También para el cierre de 2017 y también ante el Registro Mercantil. Para su negocio de Madrid, Málaga, Servilla y Barcelona (ciudad cerrada durante algunas jornadas tras los momentos de inestabilidad vividos por la huelga de taxis) Cabify ya tiene una cifra de negocio oficial. Cifra presentada semanas después de la acusación de Podemos, con posterior cita en los juzgados, para conformar que la tecnológica cuenta con sede en un paraíso fiscal y, por tanto, deriva fondos a dicho lugar. En este caso, Delaware.

Cabify cierra una nueva ronda de 160 millones de dólares

La facturación de la tecnológica del transporte ha alcanzado los 72,96 millones de euros; cuatro veces más que en 2016. Al igual que su par tecnológico, ese aumento en los ingresos no se ha traducido en números verdes para el total de España. Cabify ha registrado unas pérdidas de 3,67 millones de euros, algo más que en 2016, por los mimos motivos que el caso anterior: un mayor crecimiento y la apertura de nuevas geografías que han requerido el aumento de la inversión. Igualmente, en el Registro Mercantil se refleja la presencia de un préstamo otorgado por Rakuten, inversor de Cabify, además del cierre de la ronda de financiación récord de 130 millones de euros.

El objetivo, para el próximo ejercicio sería entrar en los números verdes, al menos en España.