Ante el rumor de una nueva investigación por robo de patentes por parte autoridades estadounidenses, Huawei se defiende lanzando una acusación contra EE.UU. por ciberataque y acoso a empleados.

El fabricante chino ha publicado un comunicado oficial en donde refuta la información del diario The Wall Street Journal, quien reportó el pasado viernes que el Departamento de Justicia abrió una investigación contra Huawei por un supuesto robo de secretos comerciales de una cámara para smartphones.

De acuerdo con la información publicada por el medio, Huawei sería investigada por sustraer la propiedad intelectual del productor portugués Rui Oliveira. Agentes del FBI y fiscales federales de Nueva York se habrían reunido con Oliveira en junio para interrogarlo sobre reuniones que tuvo con el fabricante chino en mayo de 2014.

Cámara EnVizion 360 vs el diseño de Rui Oliveira

Huawei confirma que si se reunió con Oliveira, pero que no estaba interesado en el diseño de cámara propuesto por el productor portugués. La empresa menciona que cuatro años después, Oliveira acusó a Huawei de haber infringido sus patentes estadounidenses al desarrollar la cámara EnVizion 360 y amenazó de exponerlos ante los medios si no le pagaban "una cantidad exorbitante de dinero".

Para la empresa esto es un movimiento político orquestado por los Estados Unidos. Por un lado, Oliveira buscaría capitalizar de la situación geopolítica que se vive actualmente, mientras que por otro, el Departamento de Justicia de EE.UU. aprovecharía esta acusación para continuar con la escalada contra Huawei.

Ciberataques, acoso y conspiración

Huawei ha lanzado una serie de acusaciones contra Estados Unidos, de quien dice, ha utilizado los poderes judiciales y administrativos — y otros medios "sin escrúpulos" — para bloquear las relaciones comerciales.

Según la tecnológica china, las autoridades han amenazado e incitado a empleados y ex-empleados de Huawei para volverse contra la empresa. En algunos casos, ha detenido y arrestado ilegalmente a empleados y socios.

Estados Unidos también habría efectuado ciberataques para infiltrarse en la intranet de Huawei y en los sistemas de información interna, a la par que conspira con socios y competidores para presentar acusaciones sin fundamento que afecten a la empresa.

Huawei señala a Estados Unidos de investigaciones y cargos falsos, aunque el comunicado no ofrece evidencia que sustente las acusaciones de la empresa, quien dice condenar "el esfuerzo maligno y concertado" por desacreditarlos y frenar su posición de liderazgo en la industria.

La víctima más reciente de la guerra comercial es el Huawei Mate 30, el flagship que será presentado este mes y que se convertiría en el primer terminal de gama alta de la empresa en no contar con Android.

👇 Más en Hipertextual