Dos años después, la manipulación de las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016 a través de Twitter y Facebook sigue dando de qué hablar. Ambas redes sociales reconocieron tener constancia de la desinformación generada por miles de cuentas falsas durante la campaña electoral y han tenido que rendir cuentas al respecto en multitud de ocasiones.

Hoy Twitter hace públicos los datos recopilados para que sean analizados por quienes así lo deseen. Se trata de nada menos que 10 millones de tweets, contenido multimedia incluido, con hasta 2 millones de imágenes, GIFs, vídeos e incluso retransmisiones en directo a través de Periscope.

El conjunto se acerca a los 400 GB de datos. Los datos disponibles fueron publicados por 3.841 cuentas relacionadas al IRA, en Rusia, a quien corresponde el 90% de los tweets y otras 770 que se relacionan "potencialmente" con Irán.

Twitter ha puesto estos datos en manos de algunos investigadores de forma anticipada, para que podamos comenzar a entenderlos desde el momento en que se hacen públicos. Entre ellos se encuentra el Digital Forensic Research Lab de la organización Atlantic Council, quienes han habilitado un perfil en Medium seccionando el análisis que realizado a estos tweets en varios artículos. Veamos algunas de sus conclusiones.

Objetivo: primero Rusia, luego en Estados Unidos

Es curioso ver cómo desde las cuentas que en Twitter vinculan a este caso (y que no son necesariamente todas), las publicaciones comenzaron en ruso con una gran intensidad, trasladándose al inglés poco después. La supuesta intención: polarizar a los bandos y desprestigiar a Hillary Clinton como candidata a la presidencia.

Desde el DFRLab apuntan que a pesar de que esta campaña evolucionó con el tiempo no aprecian efectos en otros países más allá de Estados Unidos, e incluso allí el efecto no es tan grande como esperaban:

Los trolls fueron menos efectivos de lo que se podría haber temido. Muchos consiguieron poco o ningún impacto, y sus operaciones se desvanecieron en el torrente que es Twitter [...]. Los trolls rusos usaron exactamente las mismas técnicas que motivan el activismo real.

La información es poder

Las autoridades, como la Unión Europea, presionan a los gigantes tecnológicos. Por supuesto, desde Twitter han aprovechado una vez más para intentar mover los focos de su plataforma a otro más puramente tecnológico.

Estos métodos llevan entre nosotros más tiempo del que Twitter ha existido — se adaptarán y cambiarán en un terreno geopolítico que evoluciona con la aparición de nuevas tecnologías [...]. Intentamos mejorar constantemente nuestra capacidad para detectar, entender y neutralizar estas campañas tan rápida y robustamente como sea técnicamente posible.