Facebook no podrá catalogar 2018 como uno de los mejores años de la compañía, con constantes fallos de seguridad, privacidad y una creciente desconfianza por parte de los usuarios hacia una plataforma que ha demostrado hacer un pobre uso de sus datos personales. El último suceso, acontecido el pasado martes día 25 de septiembre y dado a conocer el viernes de la misma semana, comprometió los datos de 50 millones de cuentas, pudiendo variar dicha cifra hasta los 90 millones de afectados, según datos oficiales.

Sin embargo, la hierática figura de Mark Zuckerberg continúa impasible ante los constantes sucesos en su plataforma y, salvo un par de apariciones ante el Congreso y el Senado de Estados Unidos, y otra ante ciertos representantes del Parlamento Europeo, la situación no parece haber afectado mucho más a un CEO que acumula distintas polémicas a ritmo sostenido. Todo ello ha hecho se alcen voces preguntando si realmente se trata de una cadena de infortunios o el asunto es más trascendental de lo que se quiere transmitir por parte de la compañía.

"La brecha de seguridad [de la pasada semana] es solo otro síntoma de un problema mayor, que es que la compañía no está bien administrada", asegura Brian Wieser, analista de Pivotal Research Group a USA Today. "El consejo de administración de Facebook tiene que llegar al fondo de por qué estos problemas sistemáticos siguen ocurriendo. ¿Es responsabilidad de Mark Zuckerberg? Si es así, puede que no sea la persona adecuada para ser CEO de la empresa. ¿Es responsabilidad de Sheryl Sandberg? En cuyo caso, ella podría no ser la persona adecuada para ser COO".

Respaldado por los principales directivos

La principal razón por la que desde la propia plataforma no se esté cuestionando a Zuckerberg reside en el propio órgano de administración de la misma, que apoya de manera unánime al CEO de igual manera que lo hiciera Tesla a Elon Musk, donde este continuaría siendo presidente de manera indefinida de no haber sido por la intervención de la SEC que le obligará a apartarse del cargo en los próximos cuarenta días. Así lo ha manifestado recientemente una de las directoras independientes del consejo de Facebook.

"Ahora mismo, Facebook tiene varios desafíos, y tengo mucha confianza en que Mark, como Presidente y CEO, va a llevar a Facebook en la dirección correcta", ha manifestado Susan Desmond-Hellmann a Bloomberg. "Respaldaré todo lo que ha dicho y su testimonio porque confío en él, en Sheryl (Sandberg) y en el equipo de liderazgo para que Facebook sea lo que yo también quiero que sea Facebook: una buena compañía en la que la gente confía y se siente bien". En el consejo de administración también se encuentran otros nombres conocidos como Reed Hastings, CEO de Netflix, o Peter Thiel, uno de los fundadores de PayPal e figura reconocida por sus inversiones en Silicon Valley.

Desmond-Hellmann ha hecho hincapié también en que desde el equipo directivo son conscientes del reto al que se enfrenta Facebook, aunque lo ejemplifica con una situación con la que es difícil encontrar similitudes, asegurando que el panorama con el que tienen que lidiar se asemeja a la transición del escritorio al móvil por la que pasó la red social con el auge de los smartphones. "El cambio de ordenador de escritorio a móvil requirió un enorme impulso y liderazgo y un gran cambio para Facebook. Después de haber trabajado con Mark y conocer a Mark antes de unirme a la junta directiva, estoy muy impresionada con la forma en que ha crecido y se ha desarrollado como Presidente y CEO", ha expresado.

Por el momento no se atisban movimientos en el consejo administrativo y todo apunta a que las cosas seguirán como están en una de las empresas que más ha estado en el foco público durante este año y cuya percepción de cara al público ha dado un giro de 180 grados. La conclusión, por el momento, es que mucho habrán de torcerse las cosas para que en Facebook comiencen a asumir la cada vez más preocupante realidad.