La franquicia Misión Imposible se ha caracterizado por lo rotatorio del grupo protagonista, más allá de la totémica e inamovible figura de Tom Cruise: hemos visto aparecer por la saga a intérpretes como Simon Pegg, Rebecca Ferguson, Jonathan Rhys-Meyers, Thandie Newton, Paula Patton, Jeremy Renner o Ving Rhames pero solo el último ha aparecido en las seis películas publicadas hasta la fecha.

Misión Imposible: Fallout tiene la condición de estar más conectada a su entrega previa que cualquier otro film de la saga y, por lo tanto, en ella nos reencontramos con Pegg, Rhames y Fergusson pero, sorprendentemente, no hay rastro de Jeremy Renner, al que viéramos en Ghost Protocol y Rogue Nation. Christopher McQuarrie afirmó hace unos días el motivo por el que no vemos a William Brandt en Fallout:

«Jeremy tenía un compromiso con los Vengadores, que irónicamente terminaron no ejerciendo. No sabíamos el calendario de la sexta ‘Misión: Imposible’, así que no pudimos proporcionar fechas. Necesitábamos libertad absoluta. Lo desafortunado para Jeremy es que quedó atrapado en esa tormenta perfecta, en la que uno no podía usarle y otro no sabía cómo hacerlo, dadas las enormes complicaciones que tuvieron con los Vengadores».

‘Misión Imposible: Fallout’ podría haber sido muy diferente (y mucho más oscura)

Los conflictos en los calendarios son un problema común en las grandes producciones de Hollywood (sin ir más lejos, el conocido problema del bigote de Henry Cavill en Justice League vino por estar rodando Misión Imposible: Fallout) pero, por desgracia, Renner terminó por no aparecer en Infinity War, causando el revuelo del público por su ausencia.

Ahora bien, McQuarrie intentó integrar su personaje de forma que pudiera complementar ambas producciones y su idea pasaba por que Brandt cayera asesinado al principio de la película, funcionando como resorte narrativo y elemento motivador para Ethan Hunt. El realizador confirma, eso sí, que Renner «se negó en rotundo», algo que él vio como una decisión acertada. Teniendo en cuenta que su personaje podría volver en un futuro, con más peso en la franquicia, es difícil no verlo de tal manera.

Así las cosas, es el propio McQuarrie, sorprendentemente sincero, el que afirma que es posible que Renner no estuviera muy contento tras el rodaje de Rogue Nation, en el que tuvo que ir y venir del set en Londres, alejándose de su familia, mientras el guión estaba en pleno proceso de reescritura y, por lo tanto, en ocasiones no era necesaria su presencia para ciertas escenas. Y quizá también, el cambio de foco sobre su personaje, llamado originalmente a sustituir a Tom Cruise en la franquicia (sí, aunque parezca extraño, Renner gozaba de mayor popularidad en taquilla que Cruise en 2011) y reducido a mero secundario, haya provocado que Renner termine alejado de una de las mejores películas de acción del siglo que, dejando a un lado su ausencia, estuvo a punto de ser muy diferente.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.