El nombramiento de Pedro Duque como nuevo ministro de Ciencia, Innovación y Universidades sorprendió a buena parte de la comunidad investigadora. Tras ser elegido por Pedro Sánchez, el astronauta se comprometió a "colocar a España a la cabeza de la innovación" y a eliminar las trabas burocráticas que paralizan la investigación, dos de las principales reivindicaciones del colectivo.

Hoy el nuevo Ejecutivo da luz verde al rescate de los llamados "científicos olvidados" de Rajoy. El Boletín Oficial del Estado (BOE) recoge el nombramiento como funcionarios de carrera, a través del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, dirigido por Meritxell Batet, de los científicos titulares, ayudantes de investigación y técnicos superiores que obtuvieron su plaza a través del sistema de promoción interna o de acceso libre.

La oposición que superaron fue convocada por el Gobierno de Mariano Rajoy a finales de 2016, meses después de que se publicara en el BOE el Real Decreto con la oferta de empleo público para 2016. Los ahora funcionarios superaron los ejercicios en 2017 y han tenido que esperar un año hasta que su plaza fuera oficial. Tal y como denunciaron algunos investigadores, el retraso en el nombramiento había provocado que algunos de los opositores acabasen en el paro e incluso fuera de España ante la incertidumbre de haber conseguido una plaza que no pudieron ocupar durante meses.

"Finalmente 'los últimos científicos olvidados de Rajoy' nos incorporaremos a las plazas que ganamos hace un año. El Hombre del Espacio entra haciendo bien su trabajo", ha comentado el investigador Saúl Ares, que trabajaba hasta la fecha en la Universidad Carlos III y se incorporará próximamente al Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC). El sociólogo Luis Miller, uno de los primeros en criticar el olvido a los opositores que habían logrado la plaza de funcionario, ha proclamado vivas a la ciencia recordando la mítica frase de Toy Story.

El nombramiento en el BOE supone la incorporación de algo más de trescientos funcionarios —28 científicos titulares por promoción interna, 85 ayudantes de investigación, 130 científicos titulares y 76 técnicos superiores especializados por acceso libre— en los organismos públicos de investigación (OPIs). Los problemas de retrasos en las convocatorias de investigadores y de los planes de I+D han supuesto un lastre para la ciencia en España. En la larga lista de tareas que Duque tiene todavía por delante también está resolver la situación de los investigadores predoctorales, solucionar el retraso en la convocatoria de Formación de Personal Universitario (FPU) y de las estancias de los jóvenes científicos.