Brian May saltó a la fama como guitarrista de Queen, pero su faceta de científico no es tan conocida. El músico británico se doctoró en Astrofísica por el Imperial College en 2007, completando así una tesis que había abandonado tres décadas antes al unirse a la banda de Freddie Mercury. Desde entonces su trabajo y sus colaboraciones en investigación son cada vez más destacadas. Ahora, según ha explicado la Agencia Aeroespacial de Japón (JAXA), May ha apoyado a la misión Hayabusa 2 en la exploración del asteroide Ryugu.

La ayuda de Brian May ha consistido en la realización de una imagen estereográfica del asteroide Ryugu, que nos permite contemplar este cuerpo celeste en tres dimensiones recreando la ilusión de profundidad. El propio guitarrista de Queen se describe a sí mismo en su página web como una autoridad de referencia en el mundo de la estereoscopia. Gracias a la fotografía podemos ver por primera vez el asteroide en 3D y contemplar su forma irregular, sepultada por grandes cráteres.

May contactó con los miembros de la misión Hayabusa 2 para proponerles la realización de esta imagen en 3D, algo que ya había hecho en el pasado con otros objetos celestes. Con la ayuda del doctor Patrick Michel, del Observatorio de la Costa Azul (Francia) y otros integrantes del equipo, el guitarrista de Queen creó la fotografía "rápidamente" y la dio a conocer en su perfil de Instagram. Posteriormente, el investigador Yoshiro Yamada superpuso las instantáneas tridimensionales creadas por Brian May para facilitar su observación por parte de todas aquellas personas interesadas.

No es la primera vez que el músico se interesa por este tipo de misiones espaciales. De hecho, Brian May forma parte de la iniciativa del Día del Asteroide, impulsada por Naciones Unidas para tomar conciencia acerca de la necesidad de estudiar estos objetos rocosos y promover la seguridad planetaria. El pasado 30 de junio, el propio guitarrista dio una conferencia en Luxemburgo sobre los riesgos de los asteroides. Brian May también es colaborador científico de la misión New Horizons de la NASA. Esta sonda, tras explorar Plutón, va camino de Ultima Thule, el astro helado más alejado que la humanidad ha estudiado en toda su historia.