Sony podría ofrecer finalmente una opción para cross-play de Fortnite en la PlayStation 4. Tras conocerse en el pasado E3 de Los Ángeles que el popular battle royale llegaría a Nintendo Switch, Sony hizo pública su postura, donde se reafirmaba en no permitir la sincronización de cuentas entre su plataforma y la de Nintendo. Tras unos días en los que la crítica se ha cebado con la compañía por tomar una decisión que perjudica de manera clara a los jugadores, parece que la solución a este problema podría llegar pronto.

Eurogamer recoge las declaraciones que uno de los directivos de la compañía ha realizado hoy en el Gamelab de Barcelona y que, desde luego, invitan a pensar en un paso al frente por parte de Sony en este asunto:

Estamos escuchando. Estamos viendo muchas de las posibilidades. Puedes imaginar que las circunstancias que rodean eso [el *cross-play* de Fortnite] afectan mucho más que a un solo juego. Confío en que llegaremos a una solución que será entendida y aceptado por nuestra comunidad de jugadores al mismo tiempo que respalda nuestro negocio.

¿Cuestión de dinero?

Fortnite es una de las grandes sensaciones del momento en lo que a videojuegos se refiere. Acumula millones de jugadores en las diferentes plataformas en las que está disponible y una también espectacular cantidad de ingresos desde que la modalidad battle royale catapultó el título a la fama. Una situación que podría alcanzar nuevas cotas con la llegada de la versión para Android a lo largo de este verano.

La razón por la que Sony haya decidido cabrear a una masa de personas cada vez más grande es algo que todavía no está claro, aunque todo podría deberse a la razón más natural y evidente de todas: el dinero. No sabemos si la compañía piensa esconder ahora sus prejuicios o ha dado con una forma alternativa de facilitar el cross-play sin comprometer parte de sus intereses, pero sea como fuere, parece que no tardaremos en descubrirlo.