Algo está cambiando en el mundo de los riders. Primero llegó la sentencia que confirmaba que el repartido asociado a Deliveroo en Valencia, y uno de los primeros en demandar a la compañía, operaba bajo las condiciones de falso autónomo. Desde ese momento, y en el caso de no recurrir la sentencia, Deliveroo tendría que hacerse cargo de las cuotas a la Seguridad Social de su empleado.

Una sucesión de Inspecciones de Trabajo en Valencia y Barcelona que han tenido una réplica incluso en otras geografías. Italia ya ha anunciado que regulará el sistema de riders en el país con el objetivo de que no sean tratados como autónomos, sino como trabajadores con todos sus derechos.

En todo este contexto, y ante la posibilidad de que los casos pendientes de resolución en lo que a falsos autónomos se refiere terminen fallando en contra de la tecnológica, una serie de cambios han empezado a gestarse. Según ha informado diario.es, algunos trabajadores de la plataforma en Barcelona han empezado a recibir mensajes de su alta y baja en la Seguridad Social por su actividad hasta el 31 de diciembre de 2017; justo en el momento en el que la normativa de la compañía en lo que a relaciones laborales con sus empleados se refiere. De aquí a un tiempo, Deliveroo decidió modificar la situación de autónomo de sus riders por la de TRADE; un sistema mediante el cual, el 75% del sueldo de los repartidores tendría que venir directamente de esa compañía.

Según informa el medio, se estaría dando el caso en el que todos los repartidores estén siendo dados de alta por el tiempo indicado ante la posibilidad que un Tribunal no secunde la posición de la compañía.

Ahora se abre la posibilidad de que los rider puedan recuperar las cuotas abonadas a la Seguridad Social; una cuestión complicada ya que muchos de ellos trabajaron como repartidores en otras plataformas que, hasta la fecha, no han tenido que afrontar ninguna causa por la cuestión de los falsos autónomos en los Tribunales.