análisis

¡Shazam!

- Abr 3, 2019 - 10:00 (CET)

Ficha técnica

Warner Bros
  • País: Estados Unidos

  • Género: Acción, Aventura, Ciencia ficción, Fantasía

  • Dirección: David F. Sandberg

  • Guión: Henry Gayden, C.C. Beck, Bill Parker (Historia: Henry Gayden, Darren Lemke).

  • Reparto: Zachary Levi, Asher Angel, Jack Dylan Grazer, Mark Strong.

¡Shazam! se ha convertido en el superhéroe que todo niño ha soñado con ser. Es una película para todos los públicos que hará las delicias de los más pequeños y devolverá a su infancia a los más mayores. No es solo una comedia, es una película que habla sobre madurar, el concepto de familia y rompe por completo con la oscuridad de las anteriores películas del universo de DC.

Desde el principio de las promociones uno ya se puede imaginar cómo va a ser esta película: divertida y entretenida. Y sí, es todo lo que uno puede pedirle a una película de superhéroes. ¡Shazam! cumple a la perfección con estas expectativas. Pero lo que uno no espera hasta que está delante de la pantalla riéndose a carcajadas es que la película fuera a sacar el niño o niña interior de los adultos y a hacer a los más pequeños de la casa soñar con ser como este superhéroe.

La presentación de los dos personajes principales, el doctor Taddheus Sivana y Billy Batson, se realiza alrededor del concepto de familia. Mientras Taddheus ha crecido como un niño al que su padre y hermano consideran débil; Billy se ha obsesionado buscando a su madre mientras se escapa de una casa de acogida a otra. Aunque las situaciones no son exactamente iguales, el resultado es el mismo: una falta de amor por parte de la familia que los marca a ambos. Esto podría llevar a pensar que los personajes tendrían una personalidad más parecida y que preferirían conseguir todo lo que anhelan a través del poder. Sin embargo, Billy y el doctor Sivana no podrían ser más diferentes.

Mientras el doctor Sivana se obsesiona con el poder que se le ofreció y negó hace años hasta que, por fin, puede conseguirlo; Billy solo quiere escaparse de su nueva casa de acogida, en la que todos parecen muy felices, para encontrar a su madre. La aparición de unos matones cambiará el destino de Billy, que terminará convertido en el paladín del último mago.

Por si no es lo suficientemente extraño que un señor te haga gritar su nombre mientras tocas un báculo para que te dé sus poderes y después se deshaga en polvo delante de tus narices, Billy ahora tiene forma de adulto y no puede volver a la casa de acogida mientras esté con esa forma.

Estamos acostumbrados a ver en la figura del maestro del héroe a personajes adultos que suelen saber lo que hay qué hacer y qué deben enseñar al protagonista para que pueda seguir su camino. En este caso los guionistas le han dado una vuelta a este arquetipo y que sea un niño de 14 años que, más allá de ser un friki de Superman, no tiene ni idea de cómo funcionan los poderes, el que ayude a Billy a ser un superhéroe. Además, al más puro estilo Spider-man: Homecoming, Freddy hará famoso a través de Youtube a este nuevo superhéroe que ha llegado a la ciudad.

Warner Bros

Ser un adolescente atrapado en el cuerpo de un adulto, por mucho que pueda cambiar a su forma original cuando quiera, requiere de una madurez que Billy muestra no tener desde el principio. Ha hecho todo lo que ha querido mientras no había villanos a su alrededor, pero ¿qué pasará con la aparición del doctor Sivana? ¿Será capaz de madurar a tiempo, salvar la ciudad y a sí mismo?

La interpretación de Billy Batson que hacen Zachary Levi y Asher Angel no están equilibradas ya que parecen dos personajes completamente distintos cuando están en pantalla, no se ha conseguido una homogeneización de Shazam cuando está en el cuerpo de un adulto y cuando tan solo es un adolescente, lo que es un punto desfavorable de la película. Sin embargo, esto no quita que Levi se come la pantalla cada vez que aparece: el personaje de Shazam le viene como anillo al dedo, es un papel que sin duda está escrito para él.

Afortunadamente Billy cae en una casa de acogida en la que no sólo le dan el amor que nunca ha tenido, aunque al principio él no lo valora, sino también a mostrar ese cariño con el resto de los chicos de acogida. Además, aprende a responsabilizarse de sus actos para que a ellos no les afecte que él sea un superhéroe. Destacan los hermanos, aunque Freddy sea el que más protagonismo tiene, Mary, Pedro, Eugene y Darla tendrán sus momentos para brillar en la película. Cada uno con su personalidad conquistará a los espectadores, pero si hay una que destacar esa es la más pequeña de la familia, Darla: su ternura ilumina cada escena en la que sale y se ganará el corazón de todo el público.

Sobre el doctor Sivana, aunque tiene los poderes más interesantes, la realidad es que es el personaje que tiene un trasfondo menos profundo, por lo que le quita redondez al villano. Su motivación principal es demostrar a su padre y su hermano que no es débil y para ello hará lo que sea, incluso hacerse con el poder que los siete pecados capitales le ofrecen.

El fin de la era Snyder

Warner Bros

Esta película marca el fin del reinado de Zack Snyder y su estilo oscuro en las películas del universo cinematográfico de DC. La oscuridad y el aburrimiento que produjeron Batman vs. Superman o el batacazo en taquilla de La liga de la Justicia, son días que parece que ya han quedado atrás. Aunque ya se había comenzado a ver la transición en Wonder Woman o Aquaman, la línea divisoria la marca con claridad ¡Shazam!, una película sin más pretensiones que las de volverte a convertir en un niño y entretener a aquel que se sienta delante de la gran pantalla.

Pero no hay que confundirse: el universo de DC siempre ha tenido ese toque más oscuro, que se mantiene en determinados momentos de esta película -como por ejemplo al inicio y con todo lo relacionado con el doctor Sivana, que para algo es el villano del film-, pero no llega a los altos niveles de Snyder. Aunque la película es larga, dura 2 horas y 12 minutos, no se hace pesada gracias a que la película es divertida, tierna, ahonda en el concepto de familia (sobre todo en qué une a personas que no comparte lazos sanguíneos), la madurez y está repleta de escenas de acción.

Conclusión

8
10

¡Shazam! marca el fin de la excesiva oscuridad del universo planeado por Zack Snyder y trae una película que, aunque tiene sus momentos oscuros, es más una comedia que cumple su función: entretener al público. Además, hará que la magia de la niñez vuelva a la mente del espectador mientra se adentra en este universo y que quiera convertirse en su protagonista (o en alguno de los hermanos de acogida) para disfrutar de los poderes que siempre hemos querido tener y que el mago Shazam no nos ha concedido.

A pesar del cambio que ha dado DC con ¡Shazam! no se puede decir que se esté marvelizando sino que, más bien está tratando de encontrar la fórmula que le funcione a sus propios superhéroes. Un adolescente que con una simple palabra mágica se convierte en adulto (solo físicamente) no podía defraudar al público, solo podía ser una constante lucha entre las risas y la tensión hasta la resolución del conflicto con el villano.


Pros

  • Tan divertida que te hará disfrutar como si fueras un niño o niña otra vez.
  • Zachary Levi brilla en el papel de Shazam.
  • El concepto de familia que presenta la película.

Contras

  • La personalidad de Billy Baston no es homogénea y cambia de adolescente a cuando es Shazam.
  • El doctor Sivana no termina de ser un villano redondo.