La app de rastreo del coronavirus RadarCOVID se estrena este viernes en Castilla y León y Canarias. Estas dos regiones se suman a Andalucía, Cantabria, Aragón y Extremadura, que activaban ayer el servicio para poder mejorar la trazabilidad y expansión del virus.

Así lo ha comunicado Carme Artigas, Secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, quien asegura que "la semana que viene" habrá nuevas incorporaciones a este listado. Son ya seis, por tanto, las comunidades autónomas en las que se puede hacer uso de este sistema en los dispositivos iOS y Android, a pesar de que aún se halle en fase de prueba.

Desde el organismo público se aseguraba ayer que esta primera fase se está llevando a cabo gacias a "un acuerdo temporal que permite acelerar la implantación del desarrollo". De este modo, resulta más sencillo que aquellas zonas que vayan teniendo listo el sistema pueda ir poniéndolo en marcha de manera graual.

RadarCOVID: con la vista puesta en septiembre

Con el crecimiento de los rebrotes a lo largo y ancho del territorio nacional, las comunidades se apremian para encontrar soluciones y poner coto a una nueva expansión descontrolada del virus. RadarCOVID podría facilitar esto, pero antes es necesario que su uso se extienda a todo el territorio y que su uso sea adoptado por los ciudadanos.

App COVID-19
Foto: David Ortiz | Hipertextual.

En ese sentido, la celeridad parece ahora ser máxima, y desde el Gobierno tienen claro que no puede cerrarse septiembre sin que el software esté disponible para el conjunto del suelo nacional. En este sentido, Artigas ha expresado que el "objetivo era el 100% del territorio español antes del 15 de septiembre y vamos a buen ritmo".

Es de esperar, por tanto, que las comunidades continúen sumándose con la mayor rapidez posible a fin de alcanzar ese marco temporal, ya no tan distante. Por el momento, el Gobierno no ha proporcionado información acerca de cuándo se podrá comenzar a utilizar RadarCOVID allá donde aún no se encuentra disponible.

Seis meses después de la entrada en vigor del esado de alarma, España podría disponer, por fin, de un sistema fiable para estudiar y seguir los contagios de Covid-19. Una gran pregunta permanece remanente, no osbtante: ¿será suficiente?