El mercado sigue incierto con relación al impacto real del coronavirus en las compañías chinas encargadas de fabricar productos para grandes empresas tecnológicas, pero Foxconn apunta un poco de luz y positivismo asegurando que volverán a su máxima capacidad en breve.

La compañía, en un anuncio advirtió de la inevitable caída de ingresos de 15% durante el primer trimestre de 2020 debido al coronavirus, pero también explicó que el impacto del virus será a corto plazo y que los efectos en la cadena de producción "no serán significativos".

"La capacidad de producción volverá a la normalidad a finales de marzo", explicaron. La cooperación a largo plazo con sus proveedores también han ayudado a minimizar el impacto y aumento en los precios de ciertos componentes de cara a la reducción en la fabricación.

Ming-Chi Kuo, el reconocido analista con contactos muy cercanos en las líneas de producción asiáticas aseguró días atrás que la producción del iPhone no mejoraría hasta el 2º trimestre de 2020, es decir, abril, coincidiendo con lo anunciado por Foxconn.

Es posible que el efecto del coronavirus en China impacte la presentación de nuevos productos rumoreados en recientes semanas, incluyendo el nuevo iPad Pro, un posible smartphone más económico —conocido como iPhone SE 2 o iPhone 9—, y nuevos portátiles de 13 o 14 pulgadas con teclado de mecanismo de tijera.

Apple también anunció que no cumplirá con la estimación de ingresos en el próximo trimestre fiscal debido al virus, que no solo ha reducido la capacidad de producción, también ha impactado en la compra en algunos mercados, particularmente China.

Bloomberg también ha reportado la falta de stock de algunos algunos productos que se venden actualmente en la compañía, incluyendo el iPad Pro. Cabe la posibilidad que se trate de la desaceleración en la producción de la tablet debido al COVID-19.

La fabricación de productos de Apple representan más de la mitad de los ingresos totales de Foxconn, por lo que la dependencia entre las dos compañías es bastante grande.