Huawei anunció que invertirá 1.500 millones de dólares en su programa de desarrolladores con el fin de crear un ecosistema "sólido y abierto" como parte de su estrategia para construir aplicaciones y soluciones inteligentes.

Ken Hu, vicepresidente de la empresa, ofreció el anuncio durante la Huawei Connect 2019, un evento de dos días que se lleva a cabo en Shanghai donde se abordan temas como movilidad, telecomunicaciones y soluciones parala industria automotriz, de transporte, finanzas y otras más.

La inversión buscará atraer a cinco millones de desarrolladores durante el próximo lustro. Huawei también anunció que inyectará capital en la investigación para implementar nuevas tecnologías en sus productos, los cuales tendrían mayor disponibilidad para clientes y socios.

El vicepresidente de la tecnológica china dijo que la inversión en el programa de desarrolladores no solo abarcará su hardware, sino que buscará generar soluciones en otras industrias.

Huawei necesita crear un ecosistema sólido

El anuncio no podría llegar en un mejor momento, ya que Huawei es el mayor afectado de la guerra comercial que enfrentan Estados Unidos y China. La empresa busca generar un ecosistema que sería clave para impulsar su nuevo sistema operativo, Harmony OS, el cual se integrará en los diversos dispositivos de la compañía, incluidos los teléfonos móviles.

El fundador de Huawei, Reng Zhengfei, declaró en julio que el éxito de su nuevo sistema operativo dependerá de un ecosistema de aplicaciones como el que tienen iOS y Android. Esto es algo que no se alcanzaría pronto, aunque queda claro que la empresa no tiene problemas en abrir la cartera para impulsar el desarrollo en este segmento.

Harmony OS será la base de sus teléfonos, televisores, computadores y relojes inteligentes. La empresa tiene como objetivo generar una mayor armonía entre sus diferentes plataformas y asegura ser mucho más eficiente que Android en la respuesta de las aplicaciones.

La empresa está por revelar el Huawei Mate 30, el próximo gama alta de la compañía que podría ser el primero en lanzarse con una alternativa a Android si Estados Unidos mantiene su negativa de venderle sus productos y soluciones de software al gigante chino.