Autor: Cristina Fernández Esteban

Ya sea porque te aterra volar, o porque simplemente no deseas que se te derrame la bebida o golpearte, la mayoría de pasajeros de un vuelo querrá evitar sentir turbulencias.

Y es que estos movimiento bruscos del avión son una de las situaciones que más miedo puede despertar a la hora de volar.

Se ocasionan cuando se dan corrientes desordenadas en el aire, y el avión debe traspasarlas. Y aunque puedan llegar a ser realmente fuertes, lo cierto es que, como aseguran los expertos, las turbulencias no entrañan por lo general, peligro alguno para el avión y sus pasajeros.

Los aviones están diseñados para enfrentarse a los movimientos más severos —aquellos capaces de levantarnos del asiento si no llevamos el cinturón de seguridad — y además solo tienen permitido adentrarse en las zonas de turbulencias ligeras o moderadas, según explican desde la web Sin miedo a volar.

Pero a pesar de todas estas explicaciones orientadas a reducir nuestro miedo a coger un avión, lo cierto es que cuanto menos los notemos mucho mejor.

Pues bien, un antiguo auxiliar de vuelo que trabajó en easyJet de 2016 a 2018, Matt, ha revelado al diario The Mirror cuál es el mejor asiento para evitar las turbulencias.

Según ha contado Matt al medio, "si te gustan las turbulencias y sentir todo" debes sentarte en los últimos asientos del avión.

Para evitar las turbulencias deberás escoger asientos en la parte delantera. Esta zona, además, cuenta con beneficio extra.

Como indica el antiguo auxiliar de vuelo, "si te gusta el espacio extra para las piernas, entonces la primera fila (o las filas de salida de emergencia) son buenas".

Eso sí, no todo son beneficios. Como recuerda el azafato, debes tener presente que en estos asientos no podrás dejar tu equipaje de mano en el suelo. "El suelo tiene que estar despejado en caso de que se necesite una evacuación de emergencia", ha advertido Matt.

Además de escoger asientos delanteros, para evitar turbulencias, en las épocas calurosas es recomendable evitar vuelos que transcurran por la tarde. Es cuando más pueden darse estas corrientes de aire, según aconseja la web Sin miedo a volar.

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider