La aviación comercial es uno de los sectores que mayor impacto ambiental generan, y reducir todo lo posible sus emisiones puede ser una primera barrera contra el cambio climático. Sin embargo, no es nada sencillo, y aunque desde un tiempo se premia por las aerolíneas los aviones de bajo consumo (más que por costes por otra cosa), poco a poco empieza a haber mayor conciencia ecológica.

En este sentido, y todavía lejos de lo que supone la aviación comercial global, ZeroAvia, una startup de aviación se ha propuesto empezar a moverse dentro del campo de las emisiones cero, y ha presentado la primera avioneta (sí, todavía no es un avión comercial de gran capacidad) capaz de recorrer 800 km (500 millas) sin emitir emisiones contaminantes. ¿Cómo? El avión está alimentado con hidrogeno, lo que permite recorrer una distancia media en consonancia con el medio ambiente.

De momento solo puede llevar seis pasajeros, pero la compañía ya tiene planes para 2020, año en el que quiere tener listo un tren motriz que pueda ser usado en aviones con hasta 20 asientos y una capacidad de vuelo, de nuevo, de 500 millas.

La razón por la que la compañía está usando hidrógeno para alimentar a sus aviones tiene que ver con la dificultad que representa volar largas distancia usando exclusivamente baterías. Y es que un sistema basado en celdas de combustible de hidrógeno es aproximadamente cuatro veces más denso en energía que las mejores baterías disponibles actualmente.

Para las aerolíneas, cambiar de aviones alimentados con hidrógeno para vuelos cortos ahorraría dinero. ZeroAvia estima que el coste total de operación será alrededor de la mitad que volar aviones convencionales debido al ahorro en costos de combustible, además de aportar más eficiencia y menos mantenimiento