Volar drones cerca de zonas con tráfico aéreos es un peligro potencial enorme, de ahí su prohibición. No obstante, muchos pueden pensar que un drone doméstico de tamaño reducido, como un DJI Phantom, poco puede hacer contra un avión de varias toneladas, pero lo cierto es que, tal como revela un estudio de la Universidad de Dayton, un simple drone de menos de un kilo de peso puede poner en peligro la estructura de una aeronave y provocar un accidente terrible.

https://hipertextuaal.com/2015/08/dji-phantom-3-standard

En una prueba diseñada para simular una colisión en el aire a "solo" 300 km/h, los investigadores del grupo UDRI Impact Physics lanzaron un drone DJI Phantom 2 de 1kg contra el ala de un avión Mooney M20, una aeronave de tamaño pequeño. El dron se destrozó en el impacto, y con él rompió el borde delantero del ala mientras perforaba la estructura, dañando el larguero principal y dejado un hueco importante en la misma.

"El drone se rompió, y su energía y su masa se unieron para crear un daño significativo en el ala" - Kevin Poormon, líder del grupo de física de impacto en UDRI.

Y no es el único estudio sobre el tema: el año pasado la Administración Federal de Aviación llegó a conclusiones similares, y añadió que materiales más rígidos de los drones causan un daño mayor que las aves, que también supone un peligro muy importante para las aeronaves domésticas y vuelos comerciales, sobre todo en trayectorias de aproximación o despegue.