Tim Cook, CEO de Apple, ha salido a desmentir el reciente reporte del Wall Street Journal, mismo que pretendía describir cómo fueron los últimos años de Jony Ive en la compañía tras ser promovido a Chief Designer Officer (CDO) en 2015. El directivo habló fuerte y claro en un correo electrónico enviado a Dylan Byrers de la NBC: "La historia es absurda. Mucho del reporte, y ciertamente las conclusiones no coinciden con la realidad".

El director continuó su declaración mencionando que, a "nivel básico", el reporte "muestra una falta de comprensión sobre cómo funciona el equipo de diseño y cómo funciona Apple. Distorsiona las relaciones, las decisiones y los eventos a tal punto que simplemente no reconocemos a la compañía que dice describir". Además, asegura que tiene plena confianza en el susodicho equipo, y anticipó que sus próximos proyectos "sorprenderán":

El equipo de diseño es fenomenalmente talentoso. Como dijo Jony, son más fuertes que nunca, y tengo plena confianza en que prosperarán bajo el liderazgo de Jeff, Evans y Alan. Sabemos la verdad y sabemos las cosas increíbles que son capaces de hacer. Los proyectos en los que están trabajando te sorprenderán.

Según lo publicado por el Wall Street Journal, Jony Ive disminuyó su participación en proyectos y solo se presentaba ocasionalmente en las oficinas de la compañía en Cupertino, pues la mayor parte del tiempo se habría mantenido en su casa de San Francisco donde tiene su propio estudio.

Una de las principales historias que cuentan está relacionada con el iPhone X. De acuerdo al diario, un equipo de 20 diseñadores agendó una reunión con Ive para mostrarle las últimas novedades del terminal y recibir su retroalimentación. Sin embargo, el grupo supuestamente esperó más tres horas hasta que llegó el máximo responsable de diseño, quien finalmente se marchó de la reunión sin proporcionar feedback.

El WSJ relata que Ive se sentía descontento por la poca atención de Tim Cook hacia el apartado de diseño de los productos. Por otra parte, explican su "frustración" por el incremento de directivos con experiencia en el área de operaciones, en lugar de gente más apegada a la tecnología. Habría sido en 2017 cuando Ive y el CEO acordaron terminar la participación diaria del diseñador en la empresa, motivo que habría generado que solo se presentara dos veces a la semana en el Apple Park.

Ive anunció el viernes que dejará Apple tras casi 30 años formando parte de sus filas. Fundará en Londres su propio estudio de diseño: LoveFrom. No obstante, Apple será uno de sus clientes, aunque de momento no está claro hasta dónde llegará la relación entre ambas compañías.