Apple Card, la primera tarjeta de crédito de Apple, continúa desprendiendo pequeñas cápsulas de información sobre su funcionamiento y características antes de su lanzamiento comercial –que tendrá lugar en los Estados Unidos durante el verano–.

La publicación norteamericana TechCrunch recoge hoy, tras conversar con personas cercanas al proyecto, varios aspectos de gran interés que la propia compañía no reveló durante el evento del pasado lunes.

  • La activación de la tarjeta física se completa con un proceso similar a los AirPods. Basta acercar el iPhone a la tarjeta para finalizar la configuración.

  • En caso de no pagar una cuota a tiempo, el interés aplicado sobre la tarjeta no aumenta. La puntuación crediticia empeorará, evidentemente, pero la cuantía y los intereses pendientes con Apple y Goldman Sachs no se verán incrementados.

  • Puedes pagar las cuotas mediante un cargo ACH en la cuenta bancaria o a través de Apple Cash.

  • Apple Card no requiere una firma para operar. Tampoco cuenta con una en la parte trasera.

  • La Apple Card física no soporta pagos contacless. Se supone que, si el TPV acepta esta tecnología, el cliente puede pagar con Apple Pay.

  • La tarjeta física tiene asociado un número PAN en la banda magnética, aunque el cliente puede saber cuál es. En la aplicación solo se revelan las cuatro últimas cifras.

  • El número de la tarjeta física es diferente al de la tarjeta virtual, como ya sucede con las tarjetas de otros bancos registradas en Apple Pay.

  • ¿Qué ocurre si el cliente desea hacer una compra a través de internet en un portal que no soporta Apple Pay? La Apple Card, en estos casos, permite generar un número PAN y un CVV virtual desde la aplicación. Estos números son "semi-permanente", lo que significa que cliente puede generar una combinación nueva cuando lo desee –quedando la numeración anterior invalidada–.

  • Si la tarjeta física se pierde o es robada, el cliente puede obtener un reemplazo de la misma sin ningún coste.

  • Safari agrega automáticamente los datos de la Apple Card, pudiendo usar la función "autocompletar" del navegador con mayor facilidad.

  • Por el momento, no habrá usuarios múltiples o tarjetas compartidas. La compañía solo ofrecerá una tarjeta por persona y cuenta.

  • No se cobrarán comisiones por realizar pagos en otra moneda. El tipo de cambio será determinado por Mastercard.

  • Los usuarios de Apple Card deben tener la verificación en dos pasos activa en su cuenta.

  • Goldman Sachs no utilizará los datos de las transacciones para llevar a cabo labores de marketing o publicidad.

  • La compañía intentará ofrecer el menor interés posible –considerando la calificación crediticia del cliente–. La ventana oscila entre el 13% y el 24%.

Apple Card llegará a Estados Unidos en verano, aunque se espera que la tarjeta se expanda a Europa en los meses posteriores –tal y como reconoció un ejecutivo de Goldman Sachs durante una entrevista con CNBC–.