Con Ryanair todavía recomponiéndose de los parones que ha sufrido la compañía este verano, cuando tripulantes y pilotos de la empresa irlandesa han obligado a cancelar miles de vuelos a lo largo y ancho de Europa, parece que la aerolínea tendrá que volver a prepararse para sufrir más contratiempos en el viejo continente este mismo mes. Tras sufrir diferentes huelgas en los meses de julio y agosto, la tónica seguirá al comienzo del nuevo curso, según unas informaciones que han trascendido hoy.

Los tripulantes de cabina españoles, portugueses, belgas, portugueses, italianos, alemanes y holandeses de la compañía han tenido hoy una reunión en Roma, tras la cual han llegado a la decisión de convocar una nueva huelga para el final de este mismo mes, aunque las fechas concretas todavía no han sido reveladas. Es plausible que estas sea decididas una vez haya tenido lugar la junta de accionista de Ryanair, prevista para el próximo día 20 de septiembre.

Será entonces, en base a las decisiones que allí se tomen, si realmente la huelga entre en efecto o queda anulada. Atendiendo a los últimos movimientos de la compañía, no obstante, es razonable creer que la compañía aérea no dará demasiada cancha a sus tripulantes, por lo que la realización de la huelga es ciertamente probable.

Clientes cada vez más descontentos

Ryanair acusa durante los últimos meses una situación que no está dejando demasiado bien parada a la compañía de cara a la opinión pública, donde el descontento crece hacia la reina del low cost. Buena parte de ello se debe los mencionados parones veraniegos, que han supuesto incidentes para las vacaciones de miles de personas en Europa. A esto se ha sumado en las últimas semanas que algunas de las personas que tenían que recibir una indemnización por parte de la compañía han descubierto que sus cheques no podían ser cobrados.

Como último ingrediente hay que añadir la nueva política que estrenará Ryanair a partir de noviembre y por la cual cobrará por todas las maletas que los pasajeros quieran subir al avión. De esta manera, son muchos los que comienzan a preguntarse si realmente merece la pena viajar con la que es la aerolínea predilecta de quienes quieren encontrar precios baratos.