Ryanair, la aerolínea de bajo coste por excelencia en suelo europeo, ha vuelto a vivir un verano en el que la tónica han sido las constantes huelgas por parte sus pilotos y tripulación de cabina en varios países, algo que ha provocado la cancelación de cientos de vuelos durante los meses de julio y agosto. Solo el pasado día 10 de agosto fueron cancelados cerca de 400 vuelos, asciendo a más de 100.000 los retrasos y cancelaciones en el último mes.

Esto ha provocado, de manera evidente, que aquellas personas afectadas por los retrasos –en ocasiones de varias horas– o cancelaciones hayan solicitado una compensación a la compañía irlandesa, que está teniendo que gestionar más de un millón de incidencias de esta índole desde el pasado mes de abril. Semejante volumen de trabajo, lamentablemente, provoca que se produzcan también ciertos errores que elevan aún más la frustración de unos clientes que han visto afectada la que tenía que haber sido una tranquila jornada de viaje.

Cheques sin firmar

De los cerca de 20.000 cheques ha estado enviando Ryanair durante las últimas semanas, una parte de ellos, aproximadamente 200, han sido enviados con la ausencia de firma en los mismos. Esto, tal y como han hecho notar varios de los afectados, impedía el cobro de estos cuando eran llevados al banco para ser procesados. Una situación que, desde luego, dista mucho de ser ideal para los afectados, que no cesan de lamentarse ante los errores de la compañía.

Por si esto fuera poco, además, en muchas ocasiones los bancos pueden decidir cobrar una cantidad extra al cliente por llevar uno de estos cheques sin firmar, algo que han podido comprobar de primera mano algunas de las 190 personas que los han recibido. El importe que los clientes han tenido que abonar a los bancos oscila entre los 20 y los 30 euros, lo cual se suma a no poder efectuar el cobro de la compensación. En uno de los casos en los que el cheque llegó sin firma, el cliente llevaba esperándolo 11 meses.

Ryanair, por su parte, afirma estar al tanto de las incidencias y ya se encuentra resolviendo los incidentes de los clientes que recibieron su cheque sin firmar. Aseguran que la situación es opuesta a su "deseo de hacer llegar los cheques compensatorios lo más rápido posible a sus clientes".