El Registro Mercantil ya ha dado los resultados de la filial de Uber en España. Uber System Spain, como filial prestando servicios a la holandesa Uber International Holding a su vez dependiente de la compañía estadounidense Uber Technologies, está de enhorabuena después dos años facturando en España. Hasta la fecha, las cifras depositadas en la institución española pertenecen al total de 2017.

Los números de Uber en España son, cuanto menos, positivos. Los ingresos alcanzaron un total de 2,8 millones de euros y un beneficio de 163.514 euros. Ahora bien, ¿qué ocurre con los impuestos a Hacienda? En este punto, la tecnológica del transporte también ha aumentado su contribución. Si en 2016, sus pagos alcanzaban los 28.365 euros, en el registro para el total de 2017 estos alcanzaron los 53.817 euros. Un punto complicado que, para el sector del taxi y grupo políticos como Podemos, han utilizado para luchar contra compañías como Uber o Cabify. Ingenierías fiscales, permitidas por la regulación española, que no son aceptadas por algunos sectores. Habrá que esperar a los resultados de los próximos registros, teniendo en cuenta las intenciones que plantea el Ministro de Fomento, José Luis Ábalos, con una nueva normativa que buscaría poner al sector del taxi por encima de las VTC limitando su número con una posible "licencia urbana".

En cualquier caso, uno de los mayores problemas de Uber no son los resultados por países. Es la matriz, Uber Technologies, la que genera más quebraderos de cabeza por su crecimiento en base a pérdidas. Los últimos resultados pertenecían a 2016 y dejaban un agujero en la compañía de casi 2.000 millones de euros. Sus inversiones para crecer en todas las verticales del transporte, el desarrollo de su flota de vehículos autónomos y el proyecto de modelos voladores -ya en desarrollo y a la espera de encontrar nuevas ciudades donde hacer su despliegue-. De momento, la idea de Uber estaría en seguir creciendo bajo cualquier circunstancia y planear su salida a bolsa a partir de 2019.