30 años después del terremoto de magnitud 8,1 que devastó a México en 1985, la historia se repitió en un 19 de septiembre (19S). Hoy es el primer aniversario del sismo de magnitud 7,1 que volvió a azotar al país aquel martes en el 2017, convirtiéndose en uno de los más devastadores en la historia moderna de la nación azteca. 12 días antes, otro temblor de magnitud 8,2 había estremecido el sur y centro del país el jueves 7 de septiembre.

Según las cifras oficiales, el terremoto del 19S dejó un saldo de 369 víctimas mortales, de las cuales 228 fallecieron en la Ciudad de México, mientras que 69 personas fueron rescatadas con vida. En suma, ambos sismos dejaron un saldo de casi 500 víctimas mortales, más de 250 mil personas sin vivienda y 12 millones de personas afectadas en los estados de Chiapas, Oaxaca, Tabasco, la Ciudad de México, el Estado de México, Tlaxcala, Hidalgo, Puebla, Morelos y Guerrero.

En conmemoración de las personas que perdieron la vida hace uno y 33 años, se llevará a cabo un minuto de silencio a las 13:14:40 horas locales (GMT-5). Posteriormente, se activará la alerta sísmica a las 13.16 horas locales para realizar un macrosimulacro nacional. Al finalizar, se levantará el puño en alto "como símbolo de unidad y hermandad entre las y los mexicanos", ha informado Luis Felipe Puente, coordinador nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación (SEGOB).

Lo que los terremotos nos dejaron

El estado más afectado fue Oaxaca, donde más de 60.000 viviendas se vieron afectadas. La Ciudad de México también fue una de las más afectadas por el terremoto del 19S con 5.765 viviendas dañadas, de las cuales casi el 40% sufrieron daño total y hubo 44 puntos con derrumbes o colapsos. De acuerdo con las cifras oficiales divulgadas este martes, según recoge Reuters, a la fecha todavía hay 434 inmuebles con riesgo de colapso en la capital y 1.008 que no pueden ser ocupados ya que deben ser reconstruidos.

Paloma Beamonte

Por su parte, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal detalló en su informe especial del 19S que, de los inmuebles con dictámenes en la capital a finales de agosto de 2018, hay 1.784 con riesgo bajo, 1.360 con riesgo medio y 992 con riesgo alto. Estos se encuentran principalmente en las delegaciones Tláhuac, Cuauhtémoc, Iztapalapa, Benito Juárez y Xochimilco. También se contabilizaron 25 inmuebles con riesgo de derrumbe y la demolición de 412 edificios.

Hay poco más de 7.000 dictámenes de edificios con algún tipo de daño de menor a alto, dijo Edgar Tungüí, el comisionado para la Reconstrucción Recuperación y Transformación de la Ciudad de México, en entrevista con La Jornada. De acuerdo a la encuesta realizada por la Secretaría de Desarrollo Social, añadió, hay 11.450 familias afectadas. Según sus estimaciones, la reconstrucción tardará un lustro.

Todavía hay personas viviendo en casas de campaña o temporales. Tal es el caso de los damnificados por el terremoto en el Multifamiliar de Tlalpan, quienes reportaron el domingo pasado a través de su cuenta de Facebook que sufrieron robo tres de las viviendas temporales, ubicadas en la zona de las canchas. También acusaron el incumplimiento de los rondines de vigilancia acordados con la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Avances en la reconstrucción y pago de seguros

"Se han entregado apoyos para la reconstrucción de más de 166 mil viviendas dañadas, equivalente al 98% de las afectaciones en los estados de la República y las zonas marginadas de la CDMX", aseguró la Presidencia de la República.

La Asociación Mexicana de Instituciones del Seguro (AMIS) y la Asociación de Bancos de México (ABM) realizaron este martes 18 de septiembre una conferencia de prensa conjunta, que fue encabezada por Marcos Martínez Gavica, presidente de ABM, y Manuel Escobedo Conover, presidente de AMIS, sobre el pago de seguros a los reclamos de inmuebles dañados.

Escobedo aseguró que, al 15 de agosto de 2018, las aseguradoras han pagado 82% de las 73.124 solicitudes de indemnización de coberturas de daños recibidas tras los sismos del 7 y 9 de septiembre del año pasado, informó el diario Reforma.

El presidente de AMIS también detalló, según el mismo medio, que del total de solicitudes de indemnización, 50.654 correspondieron a casas habitación con crédito hipotecario y 11.383 a viviendas sin financiamiento. Además, que las aseguradoras han pagado 59.7% de 30.090 millones de pesos, el monto estimado de pérdidas en todas las viviendas e inmuebles aseguradas con una cobertura de daños. Sin embargo, la causa principal de aquellas reclamaciones que no se han pagado ha sido la falta de entrega de dictámenes por parte de las autoridades.

¿Y la justicia?

¿Y los detenidos? Si bien los sismos son productos de la naturaleza, lo cierto es que muchos derrumbes fueron a causa de fallos estructurales o negligencia de los responsables de las obras.

A la fecha no hay ningún detenido por las muertes en el edificio de Álvaro Obregón 286, en la Colonia Roma, Ciudad de México, donde murieron 49 personas. En cuanto al Colegio Enrique Rébsamen, en la delegación Tlalpan, donde fallecieron 26 personas bajo los escombros, la directora Mónica García Villegas sigue prófuga de la justicia y sólo Juan Mario Velarde Gámez, director del inmueble, ha sido detenido por el delito de homicidio en julio pasado. Tampoco hay ningún detenido por los cinco alumnos que fallecieron en el interior del Campus CCM del Tecnológico de Monterrey, al sur de la capital.

Las impunidades se extienden para el Multifamiliar de Tlalpan y el edificio usado como fábrica en Bolívar y Chimalpopoca, en la colonia Obrera. Según La Silla Rota, de las nueve carpetas abiertas por homicidio y ocho por Director Responsable de Obra (DRO), hasta ahora sólo se han cumplido dos por homicidio y cuatro por DRO. El mismo medio añade que de las 206 carpetas de investigación abiertas después del sismo, sólo 12 siguen abiertas: 6 por cambio de suelo, 3 por homicidio, 2 por fraude y 1 por responsabilidad de DRO.

La cultura de prevención

El Sistema de Alerta Sísmica de México (SASMEX) fue creado en 1993 para alertar a la población de movimientos telúricos inminentes con el fin de que puedan evacuar los inmuebles de forma oportuna. Hay dos tipos de alarma: la Alerta Pública para sismos de efectos fuertes y la Alerta Preventiva para los moderados.

El día del terremoto del 7 de septiembre, la alerta sísmica sonó casi dos minutos antes de que empezara el movimiento telúrico de escala 8,2. En tanto, el 19 de septiembre, la alarma se emitió segundos antes del temblor. En la Ciudad de México, el tiempo reglamentario para alertar a los ciudadanos es entre 60 y 120 segundos. Aunque pueda parecer poco, no es exagerado decir que esos segundos pueden salvar la vida de muchas personas.

México es un país en el que no dejará de haber sismos y la ciencia no puede predecir cuándo ocurrirán. Lo que sí podemos hacer es tener una cultura de la prevención, incluyendo la realización de simulacros, la compra de un seguro y tener siempre presente las rutas de evacuación del sitio en el que nos encontramos, así como los puntos donde podemos resguardarnos con mayor seguridad.