¿Servicios públicos o compañías privadas jugando en el sector del transporte en las ciudades? Esta es la eterna pregunta que mantiene en vilo al sector de las VTC y los taxis en España Una forma parte al 100% del sector de los negocios privados, la otra se define como sector público, pero actúa como cientos de negocios privados. Y, en este sentido, la duda de la saturación del mercado. Bajo la presentación de uno de los nuevos servicios de car sharing en la capital, Wible, el debate de la entrada de nuevos jugadores en el mercado de las plataformas, en detrimento del sector público salió a relucir.

El día en el que el taxi se convirtió en un tema de Estado

Mientras Antaxi, Fedetaxi, Caracol y Elite taxi se sentaban con el ministro de Fomento con el objetivo de establecer las bases del decreto ley que, si todo sale como lo previsto, estará operativo el próximo 28 de septiembre, el resto de jugadores apuntaba a una dirección muy diferente respecto al camino que están tomando las instancias públicas. Según fuentes presentes en las negociaciones, el texto definitivo aún no está sobre la mesa, pero apunta al cumplimiento de todas las promesas que Ábalos, actual Ministro de Fomento, adelantaba hace unas semanas en su comparecencia pública. ¿Temor a un recurso de anticonstitucionalidad por parte de Unauto? La realidad es que, explican, el sector del taxi está seguro de que la abogacía del estado dejará todos los posibles cabos sueltos muy bien atados. Una cesión obligada y oficial de la gestión de las licencias VTC a las Comunidades Autónomas, lo que implica la llegada de la licencia urbana de Colau –y también a punto de ver la luz en el Ayuntamiento de Madrid. Y, avisan, no habrá ninguna indemnización a los propietarios de licencias VTC.

Espaldarazo de Fomento al taxi, con mensaje de advertencia a las Comunidades Autónomas

Con este panorama, Mariano Silveyra, director de Cabify para España, explicaba que "existe una fobia ante el uso de plataformas, a lo que se añade una cuestión política de discurso rancio". Y no sin razón. Mientras Ignacio Ramos, del área de innovación de la EMT defendía un transporte público como base para cualquier avance, Silveyra apostaba por un crecimiento de todos hasta la saturación de la mano del diálogo con el taxi. Una situación irreconciliable, que viene de una situación compleja para el representante de la compañía de transporte privado madrileña.

Mariano Sylveira, General Manager de Cabify para Madrid

El discurso de Parrondo

Horas después de la reunión con el taxi y del discurso preocupado pero conciliador de Cabify, uno de los mayores propietarios de licencias VTC en España publicaba un audio que hacía estallar todo por los aires. Como ha podido adelantar El Confidencial, el empresario de permisos para Uber y Cabify, Jose Antonio Parrondo, ha estallado con un discurso que se asemeja al de las divisiones más radicales del sector del taxi.

Parrondo explica, entre otras cuestiones, que la aprobación del decreto ley se llevará por delante el negocio VTC de un grupo de empresarios. En este sentido Parrondo avisa de que morirán matando, con el objetivo de evitar la aprobación de un decreto ley que tiene todas las intenciones de ver la luz en los próximos días. Varios audios, enviados a grupos de conductores VTC y a los que ha podido tener acceso Hipertextual, citan para esta misma noche una caza de brujas -o taxis- en los aledaños del Santiago Bernabeu; además de una huelga que posiblemente se convocaría el 26 de septiembre. Una serie de disturbios que, auspiciados por Parrondo según varias fuentes, que algunas fuerzas del sector de las VTC quieren iniciar para bloquear la situación a la que se enfrenta este sector.

Respondiendo a la explosión de Parrondo, no han sido pocos los conductores de VTC que han respondido a que se ha hecho llamar líder de la revuelta en contra de los taxistas. "Haciendo un llamamiento contra el taxi nos metéis a todos en un lío", explica un conductor de VTC, "ahora que el negocio se os hunde estáis alentando a las masas y llamando a los disturbios". La disyuntiva entre conductores y propietarios se ha hecho cuanto menos palpable en las últimas horas, muchos de ellos desligándose de la figura de empresarios como Parrondo y Eduardo Martín, portavoz de Unauto. La asociación de licencias VTC, por su parte, ha emitido un comunicado en el que explica que "el Gobierno ha estado cediendo al chantaje de los taxistas, en contra del interés general de los ciudadanos, lo que está generando inquietud y frustración entre nuestros asociados". Saben que la balanza del sector del transporte se decanta a velocidades aceleradas en contra del sector de las VTC; si antes perdía el taxi, ahora le llega el turno a ellos.

La cita de emergencia de Cabify y Unauto

Pocas horas después de las polémicas declaraciones de Parrondo y los más que probables acuerdos entre el Ministerio de Fomento y el sector del taxi, Cabify, junto a Unauto, y con UGT y VRT también como asistentes convocaban de emergencia a los medios -cabe resaltar la ausencia del otro gran player: Uber-. Una firma de un acuerdo de intenciones que marque el principio de igualdad, la calidad del trabajo y el compromiso al desarrollo del sector de licencias VTC se ha posicionado como el centro de la convocatoria.

Una hoja de ruta por definir, que aún no tiene planteado el objetivo. Es decir, mantener el actual convenio laboral de los conductores VTC que se rige bajo el del taxi o crear uno nuevo. La idea, según Eduardo Martín, "estaría en crear empleo de calidad para los empleados de las plataformas". Desde el punto de vista de UGT, la cuestión apunta a un nuevo marco de relaciones laborales que represente a todos los trabajadores del sector, independientemente de si son conductores VTC o del Taxi.

Un acuerdo que llega en un momento muy peculiar, justo a días de la aprobación del decreto ley del Ministro de Fomento Ábalos. No es la primera vez que Cabify usa esta técnica; justo antes de la sentencia del Tribunal Supremo hacían un llamamiento al diálogo. Las cuestiones referentes a la situación de la nueva normativa que podría suponer el fin de plataformas como Uber y Cabify han quedado en un segundo plano. Cabify se desmarca de los comentarios de Parrondo y de cualquier posibilidad de huelga, su base "sigue siendo el diálogo", y la diferencia entre empresas y plataformas ha quedado patente en el encuentro; no juegan en la misma liga, ni mucho menos. Una diferencia clara entre las tecnológicas y los grandes propietarios de licencias VTC del país. Siguen a la espera de la reunión con el Ministro de Fomento; pero el margen de actuación es muy pequeño. Los plazos son mínimos e, insiste el portavoz de Unauto, "sin el texto no se puede hacer una hoja de ruta". El próximo día 28, añaden, no puede ser una línea roja para las VTC.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.